Poco o muy poco conocemos del cáncer de próstata. Sin embargo, es el tumor más frecuente en hombres: el primero en incidencia y el tercero en mortalidad. Al año se diagnostican en España, más de 35.000 casos; una cifra, por desgracia, nada despreciable. Pero ¿qué ocurre? ¿por qué apenas oímos hablar de él?

"Lo llamamos la enfermedad silenciada. Porque parece que no existe, que los hombres no se atreven (no nos atrevemos) a hablar de ella. Hay todavía mucho estigma y mucha vergüenza. Mucho pudor", confiesa a laSexta.com César Comuñas, paciente y secretario de la Asociación de Pacientes con Cáncer de Próstata (ANCAP), con motivo del Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Próstata (17 de noviembre) que se celebra dentro del mes dedicado a la concienciación sobre la salud masculina, y el movimiento Movember.

Visibilizar y concienciar sobre el cáncer de próstata

"La próstata aún se relaciona con aspectos como la función sexual, la virilidad, la pérdida de deseo... y todo lo que va en contra de ese concepto tan antiguo que aún se tiene del hombre. Y da vergüenza y pudor hablar de ello. Algo por desgracia deriva en los pacientes, en problemas tan serios de depresión o aislamiento", añade por su parte el presidente de esta asociación, el doctor Antonio Prieto, urólogo del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca (Murcia).

"Las consecuencias de la terapias o efectos secundarios pueden afectar a mayor o menor medida a aspectos como la incontinencia urinaria o la disfunción eréctil y eso parece que amenaza la virilidad del hombre y en consecuencia, se calla. Y es importante revertir esta situación, darle la vuelta, decirle que no está solo, que somos muchos, que no es raro, que podemos ayudarle. Que normalizar la enfermedad y hablar de ella, ayuda. Ayuda mucho".

Otro de los problemas, añade Comuñas, es que "no tenemos caras de hombres conocidos en nuestra sociedad que visibilicen la enfermedad. Uno de los que sí ha querido colaborar con la asociación es el escalador César Pérez de Tudela. "Cuando hablamos de cáncer de mama (el tumor más frecuente en las mujeres) hay referentes en los medios de comunicación que dan la cara con el fin de ayudar a otras mujeres. Sería de gran ayuda que los hombres también dieran la cara, ya que contribuiría mucho a normalizar la situación".

Sería de gran ayuda que hubiera caras de hombres conocidos por que ayuden a normalizar socialmente la enfermedad, a visibilizar el cáncer de próstata y hacer ver a los pacientes que no están solos, que no tienen que esconderse

En España se estima que unos 260.000 pacientes viven con cáncer de próstata. Según el último informe 'Cifras del cáncer en España' de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), para 2021 se prevén 35.764 nuevos diagnósticos de cáncer de próstata, lo que supone 154 casos por cada 100.000 hombres. Es el primer cáncer más frecuente en hombres pero también el tercero en mortalidad: se calcula que en 2020 fallecieron por esta patología 5.798 hombres. Un 90% de los casos se diagnostican en mayores de 65 años y la edad media de diagnóstico es a los 75 años.

Para ello, para visibilizar y concienciar sobre esta enfermedad se necesita la ayuda de toda sociedad y de los responsables políticos. Por ello, este pasado lunes, la ANCAP organizó en el Senado la jornada 'Hablemos de cáncer de próstata', presidida por Modesto Pose, presidente de la Comisión de Sanidad y Consumo del Senado, con la participaron diferentes entidades médicas. Uno de los objetivos más importantes: implantar un cribado poblacional.

La importancia de un cribado poblacional

"La prevención salva vidas", afirma Santiago Gómez, paciente de cáncer de próstata y vicepresidente de ANCAP. Sin duda, sabe de lo que habla. Cuenta a laSexta.com que él tuvo suerte, porque iba desde muy joven, desde más o menos los 40 años, a revisiones periódicas ya que su tío había tenido cáncer de próstata.

"Tenía conciencia de lo importante que era cuidarse. Y es que no hay que esperar a estar malo para ir al médico. Que hacerse revisiones periódicas es importante. Hay que hacerse revisiones", asegura Gómez. Pero en uno de esos controles clínicos, hace dos años, pasados los 65 años, le vieron algo raro y enseguida le mandaron una biopsia. "Lo cogieron muy a tiempo, era un tumor primario", confiesa haciendo hincapié en la importancia de la prevención, de las revisiones para que si en un momento dado paso algo malo, dado, pueden cogerlo a tiempo.

El motivo no es otro que el de salvar vidas. Porque el cáncer de próstata en estadios iniciales no suele dar síntomas que es cuando hay un mejor pronóstico de curación. Cuanto antes se diagnostique, mejor. Por ello, "queremos insistir en que haya un cribado poblacional, queremos que sea el tercer cáncer -después del de mama y el de colon- en tenerlo, porque el diagnóstico precoz es clave", afirma el Dr. Prieto.

Pedimos que haya un cribado poblacional, queremos que sea el tercer cáncer, después del de mama y el de colon, en tener una cribado. El diagnóstico precoz salva vidas

Dr. Antonio Prieto, urólogo

Para ello, explica el doctor, el único test validado es el llamado 'Antígeno prostático específico' (PSA por sus siglas en ingles) un análisis mide la cantidad de esta proteína en sangre. Se recomienda a toda la población masculina mayor de 50 años o bien en mayor de 45 años en casos de tener antecedentes de cáncer de próstata o de cáncer de mama (ambos son hormonodependientes). También y como complemento a esta prueba, existe otro método diagnóstico que es la prueba del tacto rectal que lo que haría es sumar predicción diagnóstica, pero el PSA es la más disponible y sí ayuda a tener diagnósticos. "Si da valores bajos significa que no hay ningún problema y si da valores altos no siempre es indicador de cáncer de próstata, pero al menos se valora y se complementa con otras pruebas para poder descartar", explica por su parte Comuñas.

Según datos de la SEOM, la gran mayoría de los tumores se diagnostican de forma localizada, un 30% en fase avanzada y un 10% (en países desarrollados) debutan con metástasis en el momento del diagnóstico. "Son estos últimos los que tienen peores pronóstico y los que tienen terapias muy complicadas, pero si se coge en una fase inicial donde el tumor todavía no ha avanzado mucho, el porcentaje de supervivencia es mucho más alto y las terapias más bondadosas y menos agresivas. Es por ello que insistimos en que la prevención y el diagnóstico precoz salvan vidas", finaliza Comuñas.