En verano y en vacaciones, las costumbres se relajan y nos permitimos quizá más comilonas y más caprichos que en el resto del año -exceptuando las navidades- por lo que el peso y la báscula se resienten. En septiembre, toca volver a ponerse las pilas para intentar bajar esos kilos que hemos engordado. Y tener (y mantener) un peso adecuado y saludable.

Para conseguirlo no se trata de hacer dietas milagro ni otras dietas similares que prometen bajar de golpe muchos kilos: cuidado porque son peligrosas y pueden provocar ese efecto yo-yo o efecto rebote que no deseamos. Para adelgazar es importante seguir una dieta saludable y no cometer algunos errores típicos.

Pero lo más importante de todo es no agobiarnos. "A veces en vacaciones no podemos mantener nuestro hábito de alimentación tal y como quisiéramos", afirma a laSexta Sara López Oliva, dietista-nutricionista y miembro del Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de la Comunidad de Madrid (CODINMA). Por lo que "si tus hábitos anteriores a las vacaciones eran correctos, sólo debes retomarlos".

Lo primero que debemos hacer es no agobiarnos con esos kilos de más, a veces en vacaciones no podemos mantener nuestro hábito de alimentación tal y como quisiéramos

Sara López Oliva, dietista-nutricionista

Para hacer más fácil esa vuelta a las buenas rutinas, lo mejor es "organizar de nuevo la compra: ver qué tienes en la despensa y nevera previamente para hacer una buena compra y con ello planificar el menú, así garantizas tener tus comidas organizadas (y evitar el picoteo y los productos insanos)", aconseja.

Por otro lado, es importante analizar "en qué cambiaron mis rutinas para que haya engordado y volver a la dieta que llevaba antes", asegura Ana del Villar (@tu_dietista_personal), dietista, especialista en pérdida de peso e intolerancias. No olvidemos -asegura esta experta- que la mejor dieta que podemos hacer es seguir - y mantener-una dieta saludable y equilibrada.

Dieta: aprender a comer de forma sana

La clave de todo es aprender a comer de forma sana y adquirir de por vida unos hábitos saludables de alimentación y - también- de ejercicio físico. Porque uno de los errores cuando hacemos dieta es pensar que estamos hablando de algo puntual y no de un cambio en nuestros hábitos que deben durar siempre, o como explicaba la dietista-nutricionista Mireia Elías, "hacer dieta significa realmente cambiar nuestros hábitos de alimentación y aprender a comer de una forma sana". Además, si queremos adelgazar, aparte de llevar una alimentación sana y equilibrada es importante acompañar esa dieta con la práctica de ejercicio físico.

Si no sabemos como empezar, si antes del verano no llevábamos una dieta saludable -añaden ambas expertas- es recomendable acudir a un dietista- nutricionista para que "nos ayude a conseguir una dieta saludable, variada y equilibrada, educándonos a comer y sin poner en peligro nuestra salud. Tendrá en cuenta tus condiciones individuales para planificarte las pautas, además de tus horarios y tus gustos. Las dietas para que funcionen han de ser personalizadas", explica López Oliva.

La clave de todo es aprender a comer de forma sana, en adquirir de por vida unos hábitos saludables de alimentación y de ejercicio físico.

También sería importante acudir a un profesional -enumera esta especialista- "cuando no sabes si estás comiendo adecuadamente y te cuesta organizar tus comidas; cuando fluctúas de peso; cuando crees que usas la comida como vía de escape (comes como premio o cuando estás triste, por ejemplo); si has comenzado a realizar más ejercicio y te notas más cansado o si padeces algunos síntomas digestivos como gases, diarrea, estreñimiento, etc.".

De forma general, para llevar una dieta sana, hay tener en cuenta que hay que tomar una serie de alimentos de forma diaria, otros de forma semanal y otros de forma únicamente, ocasional. Aquí explicamos cómo llevar una dieta saludable. Es importante además, escoger productor de temporada y de proximidad.

Lo más importante a tener en cuenta en este sentido, explica López Oliva, es que la dieta se debe basar en alimentos saludables y mínimamente procesados: verduras, frutas, cereales integrales, tubérculos, carnes blancas preferentemente, pescados, legumbres, huevos y lácteos. Es importante además, aprender nuevas técnicas culinarias y a potenciar el sabor con especias (y no con tanta sal).

Consejos: qué hacer y qué no hacer

Además de todo lo comentado anteriormente, para conseguir, en este momento del año, nuestro objetivo de perder esos kilos que hemos ganado, existen otras 5 cosas fundamentales que debemos tener en cuenta.

Según enumera y aconseja del Villar, en primer lugar, es clave disminuir el consumo de alcohol (ya que se ve aumentado en verano). En segundo lugar, si se tiene hambre entre horas, lo mejor es comer fruta. Tercero, beber abundante agua para eliminar toxinas; y cuarto, añadir más vegetales a cada plato principal. Por último, debemos reducir el consumo de hidratos de carbono de absorción rápida y tomarlos siempre integrales: "El exceso de glucosa es almacenado en el hígado y los músculos, y una parte en grasa corporal. Una dieta baja en carbohidratos tiene como objetivo hacer que el cuerpo queme la grasa almacenada para obtener energía, lo que deriva en la pérdida de peso. Sería importante que se consumieran en este periodo los hidratos de carbono integrales", explica del Villar.

5 cosas que debemos hacer: reducir el consumo de alcohol; si tenemos hambre entre horas, mejor comer fruta; estar bien hidratados; añadir más vegetales a cada plato principal, y reducir el consumo de carbohidratos simples

Ana del Villar, dietista-nutricionista

No obstante, no solo si queremos bajar de peso sino que siempre y de forma regular, deberíamos tomar los cereales integrales, por los grandes beneficios que tienen. Además son productos muy saciantes, por su alto contenido en fibra, grandes aliados por tanto, en dietas de adelgazamiento. Otro consejo importante que debemos tener en cuenta es lo innecesario de contar calorías, no debemos obsesionarnos con ellas sino controlar la raciones de los platos.

Por último, existen otras 3 cosas que no deberíamos hacer si queremos bajar de peso. Según recomienda del Villar, primero, no dejemos de comer ni de cenar ni eliminemos ciertos alimentos sanos de la dieta. No saltarse comidas. Segundo, cuidado con los productos light. "Para que un alimento se etiquete como light, tan solo tiene que tener un 30% de calorías menos que el original. Esto no quiere decir que sea bajo en calorías ni que sea saludable, por lo que es importante siempre fijarnos en su etiqueta para ver las calorías totales y la composición", explica. Y tercero, no tomemos complementos tipo pastillas o batidos. "Comiendo bien, siempre se consigue alcanzar nuestro objetivo", finaliza.