El Congreso ha aprobado la prórroga del estado de alarma durante 15 días. Se ha hecho en un Pleno en el que la oposición parece que ha deicidio romper la tregua que estaba manteniendo estos últimos días, en los que el Gobierno ha pedido unidad para hacer frente al COVID-19.

El Partido Popular ha criticado al Ejecutivo, asegurando que no tiene capacidad de previsión ni para comprar el material necesario en estos momentos, por lo que le pide medidas más contundentes. Por su parte, Vox, defiende recetas típicas de partidos de extrema derecha. Exigen que mientras dure el estado de alarma se retire la sanidad gratuita a los migrantes que no sean residentes.

Ante estas declaraciones, El Gran Wyoming se queda sorprendido: "Parecía que no, pero Vox se ha vuelto a superar en estos momentos tan difíciles que vivimos". "Proponen dejar al margen a un sector de personas que vive con nosotros. No solo es cruel desde el punto de vista ideológico, también es muy peligroso desde el punto de vista sanitario. Es una pandemia que se extiende de una manera brutal y lo que no podemos es dejar a un sector de la población sin atender y en un limbo absurdo", sentencia el presentador.

Y añade: "Todos estamos haciendo sacrificios y el sistema sanitario está absolutamente saturado. Lo que menos hace falta es gente que esté echando basura al circuito. Hay que limpiar, y esto solo lo podemos hacer unidos. No necesitamos generar odio, división y enfrentamiento entre los ciudadanos", resalta un exaltado Wyoming, que asegura: "Si se lo tengo que pedir de rodillas al señor Abascal, se lo pido".

Otros momentos destacados

El Gran Wyoming también ha hecho una reflexión al empezar El Intermedio sobre esta crisis: "¿Qué es un país?, ¿su himno?, ¿su bandera?, no, un país es su gente, por eso, debemos caminar todos juntos, sin dejar a nadie atrás, eso es el verdadero patriotismo y solo así venceremos al coronavirus".

"Hace diez días era el mercado el que tenía que resolver nuestros problemas y ahora nos conformamos con que lo haga el supermercado. Quizás necesitábamos este golpe para cambiar a una sociedad más equitativa": así analiza Wyoming la fragilidad del sistema de consumo después de que la pandemia de coronavirus haya provocado que se implementen drásticas medidas que tendrán un impacto económico.