Nueva agresión contra el colectivo LGTBI. Según ha denunciado Áxel, un joven trans de 21 años, este lunes fue víctima de varios puñetazos por parte de una persona después de haberse dirigido a ella en lenguaje inclusivo.

Así lo afirma el joven en declaraciones a la cadena valenciana À Punt Notícies, además de haber subido una publicación a sus redes sociales instantes después de la agresión. Según indica Áxel al citado medio, estaba dando una vuelta por la zona de la avenida Blasco Ibáñez cuando se dirigió a un grupo de jóvenes en género neutro: "¡Qué guapes todes!", les lanzó.

Fue entonces cuando, de acuerdo con la víctima, un miembro de dicho grupo se giró y le espetó: "¿¡Qué pasa!? ¿Me estás llamando maricón?". Acto seguido, indica el joven, se aproximó a él y le pegó un puñetazo en la cara, le tiró al suelo y siguió con los golpes. "Él creyéndose que le estaba llamando gay y vino a pegarme como un loco", escribía en Instagram.

"Me reventaron la nariz"

Los golpes le provocaron heridas en la cara y dolor de espalda, asegura la víctima. Asimismo, el joven ha mostrado la cara con restos de sangre en una fotografía publicada este martes en su perfil, para denunciar públicamente la agresión. En el texto de dicha instantánea también escribe: "Anoche me reventaron la nariz con unas cuantas hostias y el chaval me persiguió por decirle guapes todes".

"Yo no tengo por qué tener miedo de las calles. No tengo por qué no salir para conocer a gente", asevera en su entrevista con À Punt. Este martes, tras los hechos de la noche anterior, Áxel acudió a la Policía Nacional para presentar una denuncia por delito de odio. Por su parte, otras personas del colectivo LGTBI ya han convocado una manifestación para denunciar los sucesos de los últimos días.

 

"Ninguna agresión sin respuesta", es el emblema de la manifestación que tendrá lugar el próximo sábado 11, a las 19:00 horas, en la plaza del Cedre, en Valencia.