Tras la ronda de consultas mantenida con los partidos, Felipe VI ha decidido no designar a ningún candidato a la investidura, por lo que se celebrarán nuevas elecciones, que se celebrarán en noviembre.

La Casa Real ha emitido un comunicado en el que detalla que el rey "ha constatado que no existe un candidato que cuente con los apoyos necesarios" para que el Congreso de los Diputados le otorgue su confianza. Por ello, el monarca ha comunicado a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que "no formula una propuesta de candidato a la Presidencia del Gobierno".

Así las cosas, estamos abocados a unas nuevas elecciones: el próximo lunes 23 de septiembre se disolverán las Cortes y se convocarán los comicios, que tendrán lugar, previsiblemente, el 10 de noviembre.

Ahora se activarán los pasos establecidos en el artículo 99 de la Constitución: el plazo para investir a un candidato acaba el próximo lunes a las 00:00, a esa hora se disolverán las Cortes y se convocarán las elecciones. Ese decreto con la disolución de las Cortes será firmado por Batet y se publicará en el BOE el martes.

Las reacciones a la noticia no se han hecho esperar desde las distintas formaciones políticas. El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, se ha mostrado muy duro con el presidente en funciones, Pedro Sánchez. "La arrogancia y el desprecio a las reglas básicas de una democracia parlamentaria se han impuesto sobre la sensatez", ha escrito.

 

Por su parte, el jefe de las negociaciones de la formación morada, Pablo Echenique, ha arremetido contra el líder socialista a través de la misma red social, donde ha asegurado que "Pedro Sánchez ya tiene lo que quería: elecciones el 10 de noviembre".

 

Por su parte, fuentes del PP insisten en que la intención de Pedro Sánchez nunca fue formar gobierno y que la responsabilidad de la repetición electoral es exclusivamente del líder socialista.

Desde Ciudadanos, Juan Carlos Girauta también se ha pronunciado a través de Twitter, donde ha escrito: "Usted lo ha querido, señor Sánchez. Nos vemos en las urnas".

 

Entretanto, el líder de Vox, Santiago Abascal, ha anunciado que en su formación están "preparados" para la nueva convocatoria electoral y "para derrotar a un presidente en funciones irresponsable y caprichoso".