El brote de coronavirus detectado en Gütersloh deja ya más de 650 casos, se originó en una planta cárnica de la ciudad, pero no es el primero registrado en un matadero.

Sus condiciones ambientales los convierten en potenciales focos para la proliferación del virus. De hecho, un estudio británico sostiene que más de la mitad de los 25 principales focos de contagio en Estados Unidos están relacionados con empresas de procesamiento cárnico.

Esto es así porque, como explica a laSexta el jefe del Departamento de Higiene y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de León, Andrés Otero, "unas de las herramientas fundamentales consiste en aplicar cuanto antes temperaturas en generales inferiores a 7'º"

Unos factores que ha recalcado el director de Alertas y Emergencias sanitarias, Fernando Simón, que este miércoles señalaba que "se dan condiciones de temperatura y humedad que pueden favorecer la supervivencia del virus un tiempo un poco más largo que en otros puntos".

La empresa apunta a visitas y viajes de los trabajadores

La empresa propietaria del matadero tampoco descarta el frío. El líder del equipo de gestión de crisis de Tönnies, Gereon Schulze Althoff, ha señalado que sus salas "tienen condiciones similares a las de otoño o invierno, cuando el virus se ha propagado a nivel mundial mucho más rápidamente que en mayo y junio".

Sin embargo, apuntan que la causa del foco podría deberse a las visitas y viajes de sus trabajadores, que en su mayoría proceden del este de Europa y están alojados en instalaciones comunales.

Higiene y seguridad, claves

Son instalaciones masivas, en las que se trabaja prácticamente las 24 horas y se comparten los espacios y el responsable de industria alimentaria del sector agroalimentario de CCOO, José Vicente recuerda que en determinados puestos de trabajo como en la sección de despiece las personas están muy juntas, lo que puede dar lugar a un foco de contagio, por lo que afirma que las medidas de higiene y seguridad son más importantes que en ningún otro sitio.

El ruido también es un factor a tener en cuenta, ya que cuanto mayor es éste más gritamos y al gritar emitimos más partículas de saliva al aire, de modo que un sistema de ventilación adecuado debe ser otra pieza clave para evitar focos de contagio.

España ha sufrido dos grandes brotes procedentes de mataderos. Uno, en Lleida, todavía activo y desde los sindicatos aseguran que son casos aislados porque con higiene y seguridad las plantas no se convertirán en "carne de cañón" de rebrotes.