Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han mantenido una reunión en el Palacio de la Moncloa este lunes 18 para cerrar los últimos detalles del gobierno de coalición que quieren sacar adelante.

Según ha publicado La Información, citando a fuentes conocedoras del encuentro, la reunión fue discreta y a ella solo acudieron seis personas del equipo de PSOE y Unidas Podemos.

El citado medio apunta que el líder de la formación morada se desplazó a Moncloa para ultimar el acuerdo con Pedro Sánchez, definiendo el programa de gobierno y los ministerios que ocupará cada partido.

Fuentes del Gobierno y de Unidas Podemos contactadas por laSexta ni confirman ni desmienten. Y es que, desde que empezarán las reuniones entre los dos partidos, tan solo se ha dado a conocer un preacuerdo con 10 líneas de actuación.

Vicepresidencia y ministerios para Podemos

Si bien en la pasada investidura, Pedro Sánchez aseguró en una entrevista en Al Rojo Vivo que "el principal escollo" para llegar a un acuerdo era Iglesias, esta vez parece que la entrada del líder morado en el Gobierno está más clara.

Sobre la mesa hay dos o tres vicepresidencias. Una sería para Pablo Iglesias y otra para Nadia Calviño, que se ocuparía de los asuntos económicos, como adelantó Pedro Sánchez durante el debate de la Academia de la Televisión.

Así, estaría en el aire la creación de una tercera vicepresidencia para Carmen Calvo, actual vicepresidenta y ministra de Igualdad en funciones, y que, sin embargo, aún no ha salido en el marco de estas negociaciones.

Suenan ministerios para Yolanda Díaz, Juan López de Uralde y Victoria Rosell.

En cuanto a los ministerios que podrían estar en manos de la formación morada, ambos partidos señalaron tres o cuatro carteras, dejando una para una figura independiente.

En este sentido, los nombres que suenan como 'ministrables' son los de Yolanda Díaz, líder de Galicia en Común; exdirector de Greenpeace y fundador de Equo, Juan López de Uralde; y el de la jueza Victoria Rosell.

Así se firmó el preacuerdo: en silencio y en 24 horas

Tras conocer los resultados electorales, los dirigentes socialistas comenzaron a hablar de retomar la negociación con el partido de Pablo Iglesias y así se lo transmitieron a Sánchez, que meditó esta opción por la noche y horas más tarde ordenó a Iván Redondo ponerse manos a la obra.

Comenzaban, de esta manera, 24 horas de negociaciones para alcanzar un preacuerdo para impulsar un gobierno de coalición e intentar, in extremis, desbloquear la situación política.

Tras la orden de Sánchez a su hombre de confianza y estratega electoral, se produjeron en absoluto secreto las primeras reuniones. Primero entre los jefes de gabinete de PSOE y Unidas Podemos y después, entre Sánchez e Iglesias.

Una vez se encarriló la negociación, que continuó a partir de los documentos redactados en julio, las portavoces de los partidos, Adriana Lastra e Irene Montero, se hicieron cargo de cerrar los últimos detalles del preacuerdo que se presentó el martes, 12 de noviembre, a las 14:00 horas.