La líder de Cs en Cataluña, Inés Arrimadas, ha advertido desde Amer (Girona), el pueblo natal del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, que el PSOE acude a las elecciones del 28 de abril con la idea de "volver a pactar con los separatistas para darles el indulto".

Muchos de los bares y comercios de la plaza de la Vila han permanecido cerrados coincidiendo con la visita de Arrimadas y de los diputados de Cs a Amer, donde han retirado lazos amarillos situados en el espacio público.

Una treintena de vecinos del pueblo se han encarado con la comitiva de Ciudadanos, a gritos de "fuera, fuera", mientras los parlamentarios aplaudían y respondían gritando "libertad, libertad", separados por agentes de los Mossos d'Esquadra.

Ante los abucheos que ha recibido por parte de estos vecinos, Arrimadas ha afirmado que su partido "no renunciará a ningún palmo de Cataluña ni de España" y ha afirmado que los ciudadanos constitucionalistas deben saber que el partido naranja "nunca" les dejará solos ante los que les "obvian e insultan".

"Aunque el independentismo ocupe todo el espacio público, volveremos a cada uno de los pueblos de Cataluña", ha prometido, arropada por los diputados del grupo de Cs en el Parlament.

En su cuenta de Twitter, Carles Puigdemont se ha mostrado "muy orgulloso" de la "lección de 'seny' y responsabilidad" que los habitantes de su pueblo natal han dado ante la visita de Arrimadas y los diputados de Ciudadanos.

"Si a los de Ciudadanos les importa Cataluña, les tendría que importar su gente. Hoy han querido provocar a un pueblo pacífico y convivencial. No lo han logrado porque Amer es muy, muy grande. Gracias!!", ha concluido Puigdemont.