Si se confirmará el 28 de abril como fecha para celebrar las elecciones generales, y con los presupuestos tumbados, alguien tendrá que hacer los reajustes para que no se dispare el déficit. Así lo ha reconocido la ministra de Hacienda.

"El gobierno entrante o este Gobierno tendrá que hacer un reajuste de las cuentas públicas", ha afirmado María Jesús Montero en declaraciones a la Cadena COPE. ¿A quién le tocará hacerlo? Se prevén muchos meses con actividad legislativa paralizada.

Con ese 28 de abril quedarán tan solo 18 días para la disolución de las cortes y un calendario electoral que se ajusta. "La campaña electoral nacional influiría en la precampaña a las autonómicas", ha apuntado el diputado de Podemos Juan Pedro Yllanes.

Tras el 28 de abril, se prevén negociaciones para la formación de gobierno que interferirán de pleno con la campaña electoral de las autonómicas y locales. Aunque el PP augura el resultado. "Trabajaremos para que haya un nuevo Gobierno cuanto antes y sea el de Pablo", ha destacado Dolors Montserrat, portavoz del PP en el Congreso.

Para Ana Oramas si se formara gobierno rápido, facilitará, incluso, las autonómicas. "Si hay unas mayoría que sumen antes de las elecciones de mayo facilitaría la campaña", ha apuntado la portavoz de Coalición Canaria en el Congreso de los Diputados. Un escenario que genera incertidumbres económicas.

"Sin acuerdo y sin diálogo vamos a mantener esta situación que no genera certidumbres", ha lamentado Pepe Álvarez, secretario general de UGT. Una situación que puede dejar a una España en funciones durante meses.