Felipe V afronta esta Nochebuena uno de sus discursos más difíciles. En un año tan insólito como este, con la pandemia del coronavirus, el rey dedicará, previsiblemente, buena parte de su intervención a la crisis sanitaria y todo lo que ha supuesto, una crisis económica y social sin precedentes, y con el reto aún de superarla.

Es probable que en su mensaje haya unas palabras de esperanza para lo que viene, y de recuerdo para aquellos que han perdido a algún ser querido en esta pandemia, o para todos los que han estado trabajando en primera línea, como los sanitarios, que este año han tenido además el reconocimiento del premio Princesa de Asturias.

Pero hay otro asunto sobre el que estarán puestos todos los ojos: la situación de su padre, Juan Carlos I, bajo la lupa de la justicia. El rey emérito tiene dos causas abiertas en la Fiscalía del Supremo: la investigación sobre el supuesto cobro de comisiones ilegales por las obras del AVE a la Meca en 2014 y la relativa a las sociedades en paraísos fiscales. Recientemente ha regularizado con Hacienda casi 700.000 euros.

En agosto, fue su marcha a Emiratos Árabes y hace unos días amagó regresar por Navidad, aunque finalmente decidió no hacerlo. El rey emérito, según su entorno citado por varios medios, deseaba volver a la Zarzuela, pero por encima de todo no quería dañar la institución de la monarquía y, según esas mismas fuentes, quería el beneplácito de su hijo el rey.

Calvo apunta por dónde irá el discurso

Desde el Gobierno, de cara al discurso de esta noche, ha trasladado la idea de que el rey sabe lo que le preocupa a los ciudadanos. Carmen Calvo, hace unos días, tras compartir con el monarca la inauguración de la exposición sobre Manuel Azaña en la Biblioteca Nacional, apuntó en laSexta que Felipe VI es "realista".

"Estoy absolutamente convencida de que va a lanzar el mensaje que corresponde ahora de rigor y de tranquilidad"

La vicepresidenta del Gobierno considera que es un jefe de Estado que "sabe lo que piensa la opinión pública de este país y lo que demandan los ciudadanos", dijo al ser preguntada en 'Al Rojo Vivo por el discurso del 24 de diciembre: "Estoy absolutamente convencida de que va a lanzar el mensaje que corresponde ahora de rigor y de tranquilidad", añadió.

"Está muy en la sintonía con el momento que le ha tocado vivir, tomó decisiones muy importantes de renovación de la institución al llegar y en ese sentido es consciente de que todos estamos obligados a trasladar de manera sincera tranquilidad y seguridad, sobre cómo nuestro sistema político funciona, atravesando incluso un momento tan complicado como éste", puntualizó Calvo en laSexta.

En unas semanas donde se ha encendido el debate sobre la monarquía y el papel del emérito, sobre todo por parte de algunos sectores y desde Unidas Podemos, parte del Gobierno de coalición, desde la otra parte del Ejecutivo, desde el PSOE, se ha defendido el papel de Felipe VI, que siempre ha contado con el respaldo de Pedro Sánchez.

El presidente ha repetido que una cosa son las personas, en referencia a Juan Carlos I, y otra la institución, y ha insistido en el apoyo al sistema monárquico. También ha dicho que la justicia es igual para todos y la Constitución se va a cumplir "del primero al último artículo".

Podemos y el debate sobre la monarquía

El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha pronosticado que muchos ciudadanos se van a preguntar si son monárquicos y republicanos durante el tradicional discurso de Nochebuena del rey Felipe VI, algo que ve normal e incluso positivo que se genere a nivel ciudadano el debate sobre la organización política del país. "No hay que tenerle miedo a los debates", ha apostillado.

Además, ha asegurado que Unidas Podemos debe seguir empujando hacia esa identidad republicana, que en su opinión es ya "mayoritaria", frente a los que ya plantean "abiertamente" que "no todos son iguales ante la ley" y los que dicen '¡Viva el Rey!' como una forma de expresar su deseo de que no haya cambio.

Unidas Podemos ha asegurado que lo "mínimo" que puede hacer Felipe VI durante su discurso de Navidad es "condenar" las actividades irregularidades de su padre Juan Carlos I y que si opta por "callar", será un signo de "debilidad" de una institución "a la defensiva" que habrá perdido "su razón de ser", según ha dicho Gerardo Pisarello este martes en el Congreso.

El PP habla de concordia

El líder del PP, Pablo Casado, por su parte, ha asegurado que el rey ha hecho "siempre" discursos "muy oportunos" en Navidad apelando a la concordia, a la unidad nacional y al progreso, y ha pronosticado que ocurrirá lo mismo este año, máxime cuando es "más necesario que nunca".

Además, ha apuntado a la posibilidad de que pueda reiterar su "compromiso" con la "ejemplaridad, la transparencia y la honestidad" como ya hizo en su discurso de proclamación.

"Su majestad ha hecho siempre discursosmuy oportunos, apelando a la concordia, a seguir conviviendo en el marco constitucional, que nos ha dado los cuarenta años mejores de nuestra historia"

El presidente de los 'populares' ha pronosticado que el discurso de Nochebuena del monarca este año irá por esa línea porque "son las que ha venido diciendo en sus comparecencias públicas en los últimos meses". Dicho esto, ha subrayado que el Rey tiene "todo el apoyo" del PP en su gestión y en la representación que hace de España.

Cs y Vox descartan debate monarquía-república

Por su parte, la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha asegurado que en Nochebuena la gente no hablará de monarquía o república, sino de "problemas reales de la gente", algo que "a lo mejor no llega al chalé de Galapagar".

Desde Vox auguran lo mismo, que esa noche, los españoles no hablarán de república o monarquía sino de la "nefasta y criminal" gestión de la pandemia por parte del Gobierno de coalición. El vicepresidente de Acción Política de Vox, Jorge Buxadé, ha señalado que su partido espera que el discurso de Felipe VI refleje "lo que siempre ha tenido, sentido común y sentido de la realidad de los problemas que sufren los españoles".

Ha señalado además que mostrará "sentido nacional y social" y el "exquisito respeto por las instituciones de nuestra nación". En ese punto ha recordado que el día 3 de octubre, en plena crisis institucional en Cataluña tras la celebración del referéndum independentista, el rey salió a defender la unidad de España "mientras toda la clase política cobardeaba".