Gritos de pánico y llanto inconsolable de una mujer china tras conocer que había dado positivo en coronavirus. La escena se produjo en un centro comercial de Pekín. En ese mismo momento, la mujer fue aislada del resto de clientes en una de las zonas del edificio. El centro comercial se cerró inmediatamente y se empezó a desalojar al resto de personas, que tuvieron que esperar varias horas en fila para salir del edificio.

El vídeo del momento, captado por algunos de los clientes, ya circula por redes sociales. En las imágenes se puede ver a la mujer presa de los nervios y agachada en el suelo. Las personas de su alrededor la evita y se alejan de ella, incluso se ve cómo otra mujer aparta a un niño pequeño para que no se acerque. En otro de los vídeos se puede ver a la mujer ya fuera del centro comercial y rodeada de personal sanitario.

 

Por su parte, según apunta la Agencia EFE, el Ministerio de Salud de China ha informado este viernes de la aparición de cinco nuevos casos de COVID-19, dos de ellos en Pekín, y los otros tres procedentes del extranjero, por lo que ya son 331 las personas que se han visto afectadas tras el foco surgido en uno de los principales mercados de la capital. De los 331 afectados, 324 todavía permanecen hospitalizados. El brote en este mercado motivó que las autoridades optaran por volver a las medidas de confinamiento, llegando incluso a cerrar una población vecina de unos 400.000 habitantes, al sur de la capital, situada en la provincia de Hebei.