Aumentar 0,5 puntos las cotizaciones de las empresas y 0,1 puntos las de los trabajadores. Es el acuerdo que han alcanzado Gobierno y sindicatos para garantizar las pensiones de la generación del 'Baby Boom', los nacidos entre los años 50 y los 70.

Una firma de la que se ha descolgado la patronal al considerar que la propuesta que se ha puesto sobre la mesa no supone ningún beneficio para la creación de empleo. Si bien, el ministro Escrivá ha asegurado que los empresarios "no han hecho una sola propuesta" al respecto y durante las negociaciones "no han dicho" cuál era su postura.

"El recorte de pensiones sustantivo que iba a haber, sobre todo, para los jóvenes requería un mecanismo de equidad. Hemos estado con ellos para que dijeran qué es lo que querían, pero no nos lo han dicho", ha señalado en declaraciones a la Cadena Ser el titular de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Respecto a la creación de empleo a la que la CEOE y Cepyme han hecho referencia, Escrivá ha recalcado que España "tiene unos costes laborales por debajo de la mayoría de países de nuestro entorno". Por ejemplo, "en Alemania las cotizaciones son de 19 puntos; en Francia, 17; y en España, 14". Lo pactado se trata, para el ministro, de un "incremento tan pequeño que no cambia en absoluto la fotografía" de la situación.

A pesar de la postura de la patronal, el dirigente socialista considera que esto no supondrá un retroceso en otras negociaciones que continúan abiertas ni influirá en las relaciones con los agentes sociales. "Yo he hablado con ellos y no he sacado la impresión de que esto agríe nuestras relaciones, que son amplias. Hablamos con ellos de muchos temas", ha destacado. Además, ha señalado que el grueso de la reforma sí ha contado con el visto bueno de todas las partes negociadoras.

Preguntada por el acuerdo para el mecanismo de equidad, Yolanda Díaz ha asegurado que "todos los agentes sociales se están dejando la piel" en las negociaciones de todos los ámbitos. La vicepresidenta segunda considera que "lo importante es que el diálogo social existe en nuestro país, casi como en ningún otro".

La patronal asegura que así "no se soluciona el problema"

Desde la CEOE señalan que se han opuesto a esta medida porque, a su juicio, "no soluciona el problema". Así lo ha manifestado Íñigo Fernández de Mesa, el vicepresidente de esta entidad, que ha destacado que "el agujero de las pensiones es de 18.000 millones al año y con esta medida solo se recaudarían dos millones".

En una entrevista en 'Espejo Público' ha dicho que la clave es que "aumente el empleo", pero esto supone "remar en sentido contrario". Algo que ya indicaron desde su organización y Cepyme en un comunicado conjunto tras las reuniones con el Ejecutivo y los sindicatos. "El Gobierno castiga a las empresas y a los desempleados porque para los jóvenes va a ser más difícil crear empleo", ha agregado.

Preguntado por si lo considera una subida desorbitada, ha remarcado que siempre se está "frivolizando con las medidas" y ha puesto de ejemplo el Salario Mínimo Interprofesional: "En su momento, también era muy reducido, siempre dicen que es poco. Y en realidad lo que está ocurriendo es que está cargando sobre las empresas muchos costes".

Así las cosas, ha defendido que desde la patronal siempre están "abiertos al diálogo", pero cuando creen "que una medida no soluciona el problema, no van a decir lo contrario". Algo que podría traducirse también en un fracaso en las negociaciones por la 'reforma' de la reforma laboral: "Si va en la dirección de crear empleo, la apoyaremos; si no, pues no".

UGT habla de "presión política" hacia la patronal

El secretario general de UGT cree que tras el 'no' de la patronal a la propuesta de aumentar las cotizaciones para garantizar las pensiones se esconde "la presión política" y el miedo a reconocer que la única alternativa era "recortar las pensiones y aumentar la edad de jubilación".

Así lo ha puesto de manifiesto en una entrevista en Al Rojo Vivo horas después de cerrar un acuerdo con CCOO y el Gobierno para aumentar las cotizaciones de los trabajadores un 0,1% y de las empresas, un 0,5% para rellenar la hucha de la pensiones.

"No ha habido ninguna propuesta por no pueden cargar con el coste de plantear que solo hay una alternativa: recortar pensiones y aumentar la edad de jubilación. También hay una situación de presión política sobre la patronal que a nadie se le escapa después de lo que hemos visto con el SMI. No quieren que se sumen a acuerdos positivos para el país", ha señalado.

Pepe Álvarez también les ha acusado de "sacar argumentos de donde no tienen" y de elegir una "posición insolidaria con España y los españoles". Por ello, les ha instado a "ayudar a la recuperación económica" porque, para que "el consumo esté en buenas condiciones, se requiere que el país tenga confianza".

Unai Sordo, el secretario general de CCOO, se ha pronunciado en la misma línea que su homólogo en UGT. Considera que la patronal siempre se refiere a una posible falta de creación de empleo para justificar su postura.

"Siempre dicen lo mismo. Lo dijeron con la subida del SMI y estamos saliendo de la crisis con una creación de empleo más rápida que en anteriores crisis. Hemos recuperado los niveles de cotizantes de antes de la pandemia", ha señalado en una entrevista con Antonio García Ferreras.