Shane van Gisbergen es uno de los nombres propios del fin de semana. El piloto estaba disputando la clasificación de la carrera de la Gold Coast 600, correspondiente al campeonato V8 Supercars de Australia.

El coche de uno de sus rivales, Scott McLaughlin, campeón en 2018, volcó, quedándose apoyado contra las protecciones. Al ver el accidente, Van Gisbergen no dudó en detenerse para ayudarle a salir del coche.

 

Entre los comisarios y el propio piloto lograron sacar a un McLaughlin que, afortunadamente, no sufrió heridas de ningún tipo.

Todo ocurrió en el Surfers Paradise Street Circuit. "Era irrelevante quién era cuando lo vi por primera vez. Lo harías por cualquiera en el campo, fue impactante", comentó Van Gisbergen tras la prueba.