McLaren, para lo esperado, ha entrado con fuerza en la nueva temporada de Fórmula 1. Tras un más que notable primer Gran Premio, con Lando Norris tercero y Carlos Sainz quinto, el GP de Estiria se antojaba muy halagüeño debido a que el piloto madrileño había logrado clasificarse para salir tercero.

De hecho, el futuro de Maranello comenzó bien la carrera, tratando de adelantar a Verstappen en la salida y aguantando las constantes arremetidas de Valtteri Bottas.

Sin embargo, en el turno de parada, McLaren tiró por tierra todo el trabajo de Carlos. Tras una parada de casi ocho segundos, Sainz salió con mucho tráfico y sus neumáticos se resintieron más de lo esperado.

"Hemos estado en una montaña rusa toda la carrera, sobre todo con la parada de Carlos, sacándolo en pleno tráfico. Ha gastado sus neumáticos y no ha vuelto a tener la oportunidad de pelear. Para ser sincero, lo siento por él. Le quiero decir que lo siento, porque hoy no hemos hecho nuestro trabajo en ese sentido, porque es nuestro trabajo estar seguros como equipo de que los dos pilotos reciben las mismas oportunidades para luchar en la pista", declaró Andreas Seidl, director de Mclaren, después de la carrera.

A su vez, el de Woking admitió que deben incidir más en perfeccionar las paradas: "Hemos de ser más consistentes con las paradas. Es algo en lo que sabemos que tenemos que trabajar y que viene a confirmar que aún tenemos mucho en lo que mejorar como equipo. Sainz lo tenía todo de cara para terminar quinto".

Paralelamente, no dudó en alabar a Carlos y en justificar el interés de Ferrari en él: "El pasado sábado pudimos ver en la clasificación que hay un motivo por el que otros equipos se han interesado en él este invierno. Sabemos que es un gran piloto. Está haciendo un gran trabajo dentro y fuera de la pista con el equipo. Es una lástima que hoy no haya podido tener la quinta posición que merecía, pero a veces las cosas son así. Hemos visto un gran trabajo en equipo".

Al bajarse del monoplaza, el '55' se mostró frustrado tras el error del equipo: "Fue un día muy duro, pero esto es parte de las carreras. Estábamos en una sólida P5 hasta un 'pit-stop' complicado. Salir en tráfico ha comprometido mis gomas para la segunda parte de la carrera. Decepciona, pero ganamos y perdemos en equipo. A por Hungría".

Al término del Gran Premio, Sainz tuvo que dejar pasar a Norris, que venía con mejor inercia, para que su compañero en McLaren terminara quinto la carrera, tras dos últimas vueltas de infarto en las que adelantó a los dos Racing Point y a Daniel Ricciardo.