El Gran Premio de Bélgica fue muy, muy movido para Fernando Alonso. Tras una gran salida en la que superó a 'Checo' Pérez y se colocó segundo, Lewis Hamilton sacó demasiado el colmillo y chocó contra el asturiano, que en el lance perdió varias posiciones.

A pesar de ello y de que el británico tuviese que abandonar, en su A522 no había daños estructurales, por lo que pudo seguir corriendo.

Saliendo con medios y con una táctica a dos paradas para finalizar con duros, Alonso logró finalizar quinto tras la sanción a Leclerc... pero haciendo la guerra por su cuenta.

Tal y como se puede apreciar en su radio de carrera, desde el muro Alpine hizo caso omiso a las peticiones del ovetense para saber qué estrategia debía seguir.

Con el paso de las vueltas, Alonso se fue calentando hasta que explotó en el giro 27. En ese momento, le pidió en repetidas ocasiones a su ingeniero que le indicase cuál era el "objetivo"... pero desde el muro se mantenía el silencio.

Ya en la 37, con Esteban Ocon acercándose con neumáticos duros más nuevos, Fernando preguntó si debía dejarle pasar.

"Hacedme saber si tengo que dejarle pasar (a Ocon) después de este trato fantasma durante toda la carrera, ahora lo entiendo", dijo el '14', denunciando ese 'pasotismo' de Alpine durante toda la carrera.

Curiosamente, este episodio tiene su primera entrega en la primera carrera que disputa Alonso desde que anunciase su fichaje con Aston Martin. Al menos, eso sí, el jefe de Alpine sí defendió a su piloto tras el choque de Lewis Hamilton.