La polémica sanción de la FIA a Fernando Alonso por conducir en "condiciones inseguras" en el Gran Premio de Estados Unidos después de que se desprendiese el retrovisor derecho de su Alpine A522 ha recordado a otra que tuvo lugar hace 16 años.

En la clasificación del Gran Premio de Monza 2006, al entonces campeón le sancionaron por supuestamente bloquear a Felipe Massa cuando iba en vuelta rápida en Q3.

El asturiano, con su Renault dañado, siempre mantuvo distancia con el brasileño para llegar a meta y arrancar su giro rápido, pero los comisarios consideraron que había cometido una infracción y le sancionaron con cinco posiciones menos en parrilla.

Tras ello, Fernando Alonso llegó a rueda de prensa mostrando su desaprobación ante la penalización con el pulgar hacia abajo y, ante los medios, arrancó su show.

"A la vista del vídeo, si esto se considera una obstaculización voluntaria, a partir de ahora vamos a tener muchos problemas en la clasificación y no sé cómo vamos a correr hoy si esta distancia (100 metros) es mínima entre los coches. Soy un deportista, amo el deporte, a los aficionados que vienen hasta aquí, muchos de ellos desde España. Ya no considero más la Fórmula 1 como un deporte", señaló en una de las declaraciones más recordadas en el 'Gran Circo'.

Flavio Briatore compareció junto a él y también cargó contra la FIA: "Fernando fue penalizado ayer sin que hubiera molestado en ningún momento a Massa".

"Todos conocen lo que le ocurrió ayer a Fernando con el neumático; cuando paró, antes de volver salir a la pista, tuvimos que comprobar que no había nada roto y cuando salió a la pista le dije que diera la vuelta como si fuese de clasificación y pasó la línea de meta cuando faltaba un segundo para finalizar las pruebas. No queremos entrar en un debate contra la decisión, opinen ustedes mismos. Nosotros estamos muy disgustados con lo sucedido porque Fernando corrió muchos riesgos en esa vuelta", añadió el italiano.

Lejos de reconocer el error, Max Mosley, presidente de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), defendió la sanción al vigente campeón.

"Él dice siempre estas cosas que ningún deportista debe decir cuando está caliente. Cuando se piensa tranquilamente sobre lo sucedido, se opina de otra manera", señaló.

"Los comisarios se han limitado a aplicar el reglamento, sin tener en cuenta los nombres de los implicados. Los datos que tenemos es que Felipe Massa fue molestado por las turbulencias de Alonso en la curva Parabólica y eso le hizo perder tiempo", zanjó.

Este jueves, la FIA emitirá su veredicto del 'caso Fernando Alonso'. La protesta de Haas llegó 24 minutos tarde y un miembro del organismo le dijo a Alpine que el coche estaba en condiciones óptimas para rodar... pero se antoja difícil que entonen el 'mea culpa'.