Parece que Cristiano Ronaldo se propuso esta jornada dominical desdramatizar todo lo relacionado con el coronavirus, que por otra parte provocó que el Juventus-Inter de Milán se jugase a puerta cerrada en el Juventus Stadium.

A la llegada del equipo 'bianconero', tras bajarse del autobús, Cristiano Ronaldo simuló que chocaba las manos de los aficionados que suelen esperar al paso de los jugadores cuando aterrizan en su feudo.

Posteriormente, durante el calentamiento previo al partido, el portugués volvió a sorprender aplaudiendo a una grada totalmente desértica en un gesto, cuanto menos, irónico.

 

Este sería el último 'guiño' a los problemas devenidos del coronavirus que Cristiano realizó antes de enfrentarse al Inter. Ya durante el partido, el equipo de Turín se llevó la victoria por 2-0 gracias a los tantos de Ramsey y Dybala.