Eduardo Camavinga ha completado su primer día como jugador del Real Madrid sin perder en ni un solo segundo la sonrisa. A primera hora de la mañana, el joven futbolista francés de 18 años ha pasado reconocimiento médico en la Clínica Sanitas de La Moraleja antes de aterrizar en Valdebebas.

Una vez en la Ciudad Deportiva, el interior galo ha conocido a sus compañeros que no se encuentran concentrados con sus respetivas selecciones para después saltar al verde de cara a completar su primer entrenamiento como jugador blanco.

 

Posteriormente, Camavinga ha firmado su contrato, que le unirá al Real Madrid para las próximas seis temporadas, junto al presidente de la entidad, Florentino Pérez.

La familia del francés ha acompañado en el acto al joven futbolista, que ha posado con su nueva camiseta (llevará el dorsal número 25) junto a las 13 Copas de Europa.

En su primera intervención, y con una sonrisa perenne, Camavinga ha asegurado estar "muy orgulloso" de defender el escudo del Real Madrid. "Si alguien me dice hace unos años que estaría aquí, no me lo hubiese creído. ¡Hala Madrid!", ha añadido el centrocampista.

"El fútbol vuelve este fin de semana al Santiago Bernabéu", ha señalado Florentino Pérez. Y es que, tras el parón de selecciones, Camavinga podría debutar como jugador blanco este próximo domingo frente al Celta de Vigo el día en el que el balón volverá a rodar en el feudo madridista 559 días después.

Ya en rueda de prensa, el jugador ha destacado que ha priorizado al Real Madrid por encima del dinero para cumplir un "sueño": "El primer factor para elegir al Real Madrid ha sido el placer de jugar aquí y cumplir mi sueño. No he elegido al Madrid por dinero".