Joan Gaspart ejerció el cargo de vicepresidente primero del FC Barcelona durante 22 años hasta que en el 2000, una vez dimitió el presidente Josep Lluís Núñez, el empresario se presentó a las elecciones y las ganó con suma superioridad.

Se le recuerda por el sonado 'caso Figo' con Florentino Pérez de por medio, sin embargo, durante su estancia en la entidad culé, fue partícipe de grandes fichajes como el de Diego Armando Maradona, Romario, Rivaldo y Ronaldo.

Sobre el último, 'O Fenômeno', ha hablado en una entrevista en 'Onda Cero', recordando la 'jugarreta' que tuvo que hacer para que el brasileño se vistiera de azulgrana a cambio de dos mil quinientos millones de pesetas al PSV neerlandés.

"El club de Ronaldo (PSV) se arrepintió seguro del traspaso. Había una cláusula que es muy normal que un contrato con un club no es válido si tú no firmas al jugador, eso está clarísimo. El jugador vivía en Brasil, estaba con la selección y tuvimos que firmar con el club pero no pudimos firmar con el jugador, que ya estábamos de acuerdo, pero no pudimos firmar. Y en la cláusula ponía que si en una fecha determinada no se fichaba al jugador, inmediatamente el contrato quedaba nulo", arrancó contando Gaspart.

Seguidamente, el expresidente (entonces vicepresidente) relató las medidas que el PSV implantó para evitar que tuviera acceso a la habitación de Ronaldo: "Yo creo que el club hizo lo imposible para que yo no pudiera verme con Ronaldo con el acuerdo del delegado de la selección brasileña, y no pude ver a Ronaldo bajo ningún concepto ni me pude acercar a su planta. Los dos gorilas que estaban en el ascensor, el más pequeñito media 2,50. Ni lo intenté, subí un par de veces y no salí ni del ascensor".

 

Sin embargo, a Joan Gaspart se le iluminó la bombilla: "Cuando llegó un camarerito diciendo que le habían pedido de la habitación, los dos gorilas pensaron que bueno, que había un jugador que había pedido una coca cola y me dejaron pasar. Fui directo a la habitación de Ronaldo con mi coca cola y mi bandeja. Y a partir de aquí Ronaldo firmó con el Barça en al cama de la habitación".

Ya con Ronaldo, el punta no reconoció al empresario, por lo que llamó a su representante, que finalmente encauzó el acuerdo: "A mí no me conocía. Llamó a su mánager y dijo: 'hay aquí un señor...', 'que se ponga'. Me puse, hablé con su representante, y le dije 'mira, lo he tenido que hacer así...', 'Joan, tranquilo, pásame a Ronaldo y dile que eres tú'. Le dijo: 'Ronaldo, puedes firmar tranquilamente'. Firmó, me escondí el contrato en la americana para que no lo vieran los gorilas, vi al delegado de Brasil y le dije 'dos soluciones: una, mañana yo convoco una rueda de prensa y presento a Ronaldo como nuevo jugador con el contrato; otra: Ronaldo, tú y yo presentamos a Ronaldo como nuevo jugador del Barça, y quedamos todos bien'. Al final elegimos al segunda, a regañadientes de la selección brasileña".