La espectadora que provocó una caída en masa de ciclistas en la primera etapa del Tour de Francia ha hablado en 'La Gazzetta dello Sport'. La mujer, cuya pancarta hizo que decenas de corredores se fueran al suelo, entre ellos un Marc Soler que se rompió los dos brazos, admite tener "medio" por las consecuencias que puede tener lo que sucedió.

"Hice el ridículo. Me dio vergüenza", cuenta en el medio italiano.

La espectadora, de unos 30 años, admite que tiene "miedo" de lo que pueda suceder: "Temo las consecuencias de mi acción".

"Siento angustia por tanto bombo mediático", dice la mujer en el citado medio transalpino.

De momento, está bajo custodia policial en la Gendarmería de Finisterre, aunque el Tour de Francia ha retirado la denuncia que había interpuesto contra ella.

Está por ver, eso sí, que los dos ciclistas que tuvieron que abandonar presentan o no otra denuncia. Marc Soler, del Movistar, aparte de tener que decir adiós al Tour se rompió los dos brazos.

La mujer, que portaba una pancarta en la que se leía 'Allez Opi-Omi' ('Vamos abuelo y abuela', mezclando francés y alemán), se enfrenta a una multa de 15.000 euros y a una pena de prisión de un año.

Te puede interesar

El Tour de Francia retira la denuncia contra la mujer que provocó la caída masiva

Detienen a la mujer que casi provoca una tragedia en el Tour de Francia con una pancarta

Marc Soler, víctima de la pancarta de la aficionada: adiós al Tour de Francia tras romperse los dos brazos