La muerte de George Floyd a manos de un policía en Minneápolis ha hecho levantarse a la NBA. Stephen Jackson, exjugador de basket, era íntimo amigo del fallecido y ha cargado con dureza contra la actuación policial.

"Cuando hacen algo mal lo primero que hacen es sacar tus antecedentes para justificar que la mie*** que hicieron mereció la pena. ¿Cuándo un asesinato ha merecido la pena?", dijo ante las cámaras.

Y es que Jackson y él eran muy buenos amigos: "No van a poner en tela de juicio el carácter de George Floyd, mi gemelo".

"Ese hombre, con la rodilla en la cabeza de mi hermano y la mano en el bolsillo... no puedes decir que me está protegiendo", sentenció.

No es el primero que ha mostrado su indignación tras los hechos acontecidos en Minneápolis. LeBron James explotó contra el racismo que se vive en EEUU, y Coco Gauff, la joven tenista de 16 años, se preguntó si la próxima iba a ser ella.

Además, Steve Kerr ha cargado también contra el presidente de EEUU, Donald Trump, a quien ha acusado de ser "racista".

Lejos de la NBA, Lewis Hamilton también evidenció su tremendo enfado tras la muerte de George Floyd a manos de un policía.