Nuevo episodio marcado por la vergüenza en Estados Unidos. El afroamericano George Floyd murió estrangulado tras ser sometido con gran brutalidad por un policía. El agente puso su rodilla contra el cuello de Floyd para reducirle mientras este le decía que no podía respirar: "Por favor. Su rodilla en mi cuello ¡No puedo respirar!".

Los ciudadanos presentes, que además grabaron el vídeo, le imploraron al policía que dejase respirar al hombre: "Quítale la rodilla del cuello, comprueba su pulso. No está respirando, ¡comprueba su pulso!".

 

Tristemente, el agente terminó con la vida de George Floyd, pero el vídeo de su muerte corrió como la pólvora en las redes sociales, lo que provocó la reacción de LeBron James, estrella de la NBA y uno de los deportistas más comprometidos contra el racismo.

"Lo entiendes ahora? ¿O todavía te queda borroso?", escribió Lebron en Instagram junto a un collage compuesto por una imagen de Floyd sometido y otra de Colin Kaepernick, exjugador de la NFL, arrodillado mientras sonaba el himno nacional (esto le provocó ser despedido).

No es la primera vez que LeBron alza la voz contra el racismo en Estados Unidos. Hace unas semanas, la estrella de los Lakers subió una fotografía de Ahmaud Arbery, un joven de 25 años que había sido asesinado a tiros por un padre y un hijo de raza blanca.

"¡Estamos siendo literalmente cazados cada día y cada vez que ponemos un pie fuera del confort de nuestras casas! ¡Ni siquiera podemos ir a correr! Es como: ¡¿qué coño, tío, me estás vacilando?! No, hombre, ¡¡me estás tomando el pelo!! Lo siento por Ahmaud, descansa en paz, y todas mis oraciones y bendiciones sean enviadas por los cielos sobre tu familia", reflejó LeBron en su cuenta.