La OMS ya estudia una posible combinación mutada de la cepa británica y californiana. Dos variantes del coronavirus SARS-CoV-2 que causa el COVID-19 habrían combinado sus genomas para formar una versión híbrida muy mutada del virus. El evento de "recombinación" se descubrió en una muestra de virus en California, lo que significa, según los científicos, que podríamos estar entrando en una nueva fase de la pandemia.

Según recoge el estudio publicado por New Scientist, este virus híbrido es el resultado de la recombinación de la variante B.1.1.7, altamente transmisible descubierta en el Reino Unido, y la variante B.1.429 que se originó en California y que puede ser responsable de una ola reciente de casos en Los Ángeles porque porta una mutación que lo hace resistente a algunos anticuerpos.

Si se confirma, el recombinante sería el primero en ser detectado en esta pandemia. A diferencia de la mutación regular, donde los cambios se acumulan uno a la vez, que es como surgieron variantes como B.1.1.7, la recombinación puede unir múltiples mutaciones de una vez. La mayoría de las veces, estos no confieren ninguna ventaja al virus, pero en ocasiones sí.

Desde la OMS, la responsable del equipo técnico para el COVID-19 Maria van Kerkhove ha señalado a través de las redes sociales que ya lo están investigando aunque “necesitamos más información”.

 

El recombinante fue descubierto por Bette Korber en el Laboratorio Nacional de Los Alamos en Nuevo México, quien dijo en una reunión organizada por la Academia de Ciencias de Nueva York el 2 de febrero que había visto evidencia "bastante clara" de él en su base de datos de genomas virales estadounidenses.

Una mutación múltiple frente a las mutaciones regulares

La recombinación puede ser de gran importancia evolutiva, según François Balloux del University College London. Muchos consideran que es la forma en que se originó el SARS-CoV-2.

Además, podría conducir a la aparición de variantes nuevas e incluso más peligrosas, aunque todavía no está claro qué grado de amenaza podría representar este primer evento de recombinación.

Korber solo ha visto un solo genoma recombinante entre miles de secuencias y no está claro si el virus se transmite de persona a persona o es solo una vez.

Hasta ahora, en diciembre y enero, dos grupos de investigación informaron de forma independiente que no habían visto ninguna evidencia de recombinación, a pesar de que se esperaba durante mucho tiempo, ya que es común en los coronavirus.

Una evolución común en los coronavirus

La recombinación ocurre comúnmente en los coronavirus porque la enzima que replica su genoma es propensa a salirse de la cadena de ARN que está copiando y luego volver a unirse donde la dejó. Si una célula huésped contiene dos genomas de coronavirus diferentes, la enzima puede saltar repetidamente de uno a otro, combinando diferentes elementos de cada genoma para crear un virus híbrido.

La reciente aparición de múltiples variantes del nuevo coronavirus puede haber creado la materia prima para la recombinación porque las personas pueden infectarse con dos variantes diferentes a la vez.

"Es posible que estemos llegando al punto en que esto está sucediendo a un ritmo apreciable", dice Sergei Pond de la Universidad de Temple en Pensilvania, quien está atento a los recombinantes comparando miles de secuencias del genoma cargadas en bases de datos. Él dice que todavía no hay evidencia de una recombinación generalizada, pero que "todos los coronavirus se recombinan, por lo que es una cuestión de cuándo, no si".

Las implicaciones del hallazgo aún no están claras porque se sabe muy poco sobre la biología del recombinante. Sin embargo, tiene una mutación de B.1.1.7, llamada Δ69 / 70, que hace que el virus del Reino Unido sea más transmisible, y otra de B.1.429, llamada L452R, que puede conferir resistencia a los anticuerpos.