Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Evita sustos y problemas por no aplicar unos pequeños consejos

¿Puedo utilizar el coche de otra persona? 3 claves para evitar sustos innecesarios

Es habitual que algunos coches que vemos por las carreteras no estén conducidos por sus legítimos propietarios, pero...¿supone eso un problema para la DGT?

Publicidad

En España circulan cada día millones y millones de vehículos. La mayoría están matriculados y registrados a nombre de una persona física, aunque otros tantos lo están a nombre de una empresa. En la mayoría de ocasiones, estos vehículos están conducidos por sus propietarios, pero también es habitual que se de el caso de que un vehículo es conducido por otra persona diferente a la que aparece en los papeles, en la documentación del vehículo. ¿Supone esto un problema?

No, en teoría no hay ningún problema derivado del hecho de conducir un vehículo que no está a nuestro nombre. La DGT lo contempla y no existe mayor inconveniente siempre que el vehículo en cuestión cumpla con la normativa vigente, un hecho que también afecta al conductor en ese momento que, como es lógico, deberá cumplir con todas las normas de tráfico correspondientes. Sin embargo, no está de más recordar unas claves con las que evitar cualquier susto al volante de un vehículo que no es el nuestro.

3 claves para evitar sustos con un coche que no es nuestro

  • Comprobación del seguro: es condición indispensable que todo vehículo matriculado en nuestro país y en situación de alta cuente con una póliza de seguros que le cubra en caso de cualquier problema. Sin embargo, la responsabilidad última recae sobre el conductor en cada momento, que deberá cerciorarse de que el vehículo tiene el seguro en regla aunque, en cualquier caso, la sanción llegará a la persona que figura como titular.
  • ITV en regla: ocurre algo similar cuando el vehículo no tiene ITV, de manera que el conductor en ese momento es el responsable de que el vehículo esté en condiciones de circulación, ya que de lo contrario será sancionado independientemente de quién sea el titular del coche.
  • Aviso a la DGT: en el hipotético caso de que vayamos a conducir de manera continuada en el tiempo un vehículo que no está a nuestro nombre, es más que recomendable avisar a la DGT de este hecho. Es muy sencillo: se trata de dar de alta una figura conocida como "conductor habitual", que permitirá a la DGT enviar las notificaciones correspondientes al conductor que utiliza el coche, y no al que está registrado como titular del vehículo. Es un trámite gratuito, con efecto inmediato, que puede llevarse a cabo incluso a través de la app de miDGT.

Publicidad