Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

PUEDE SER PELIGROSO

Las 4 cosas que la DGT recuerda que no debes hacer al ponerte el cinturón

Pueden marcar la diferencia entre sufrir graves heridas o salir ileso de un accidente.

Publicidad

Aunque bien es cierto que el coche moderno está avanzando a pasos agigantados y ofrece novedades de seguridad sumamente trascendentes, siguen prevaleciendo algunas que han marcado un antes y un después. Nos referimos a inventos como el airbag o el cinturón de seguridad, ambos encargaos de salvar innumerables vidas. Sin embargo, y pese a que el funcionamiento de este último no sea complejo, debemos tener en cuenta una serie de cosas que no debemos hacer a la hora de ponernos el cinturón y que la DGT recuerda.

Y es que, en caso de llevarlo mal colocado, podríamos sufrir heridas graves en caso de accidente por su mal funcionamiento. Bien es cierto que es tan fácil como anclarlo y ajustarlo, pero existen cuatro escenarios con el cinturón de seguridad que debemos evitar a toda costa y que son cruciales para poder beneficiarnos correctamente de su uso.

El primero de ellos es que nunca debemos colocarnos el cinturón por encima del abdomen. De lo contrario, en caso de sufrir un accidente, este puede ocasionarnos graves lesiones internas que pueden derivar en problemas más complicados, por lo que siempre debemos revisar que nos quede por debajo de dicha zona.

El segundo es evitar a toda costa llevar el cinturón de seguridad retorcido. Esto se debe a que su efectividad se puede ver perjudicada y que podemos experimentar lesiones en el hombro y pecho, zonas en las que este tiende a quedarse retorcido cuando lo deseganchamos y no lo acoplamos correctamente.

Las holguras en el cinturón también son muy peligrosas, y debemos cerciorarnos de que queda correctamente ceñido a nuestro cuerpo. Si no, el cinturón no actuará correctamente y nuestro cuerpo se moverá de manera violenta en caso de impacto, pudiendo no solo colisionar con elementos del habitáculo, sino también salir despedidos por una mala sujeción.

Por último pero no por ello menos importante, revisar el estado del cinturón después de sufrir un accidente. Esto se debe a que, pese a que haya actuado correctamente, puede haberse descolgado o estar destensado tras un fuerte impacto. Es por ello que debemos asegurarnos de que su estado es óptimo, y si no repararlo antes de volver a circular con el vehículo.

Te puede interesar... Así es el certificado que va a exigir la DGT a todos los patinetes

Publicidad