La trama de 'Alba' no trata ninguna violación real, pero solo hace falta ver los primeros minutos del primer episodio de la serie para que se nos vengan a la cabeza varios casos. Esta serie, que se estrena esta noche en abierto en Antena 3 tras su paso por ATRESplayer PREMIUM, no pretende aleccionar. No va de eso. Pero sí que deja un poso que invita a que la gente reflexione en su casa. Ya no es solo el execrable y censurable acto de la violación en sí. Son sus secuelas.

No vamos a adelantar sus acontecimientos si no la habéis visto. Solo diremos que la situación en la que se encuentra Alba (Elena Rivera) tras despertarse en una playa, dolorida y con la ropa rasgada es solo el principio. Que casi nadie te crea y tengas que enfrentarte a un juicio en el que deberías ser la víctima y te traten como casi lo contrario pone al espectador en una posición muy incómoda. De esas en las que entran ganas de gritarle a la pantalla del televisor y tirarlo por la ventana por pura impotencia.

Alba busca consuelo en su entorno más cercano.

Por eso es una serie tan necesaria. Porque bajo sus toques de thriller y los dimes y diretes que se traen entre manos los pudientes padres de los supuestos violadores, hay un mensaje que no pasa desapercibido. Un mensaje que se graba a fuego y se pega a las entrañas y que sale convertido en una sensación de impotencia e injusticia que se acaba sintiendo. Y acabas hablando de él. Puede que no sea su intención primordial pero 'Alba' suscita un debate. Tiene que hacerlo. Pero si habéis llegado hasta aquí y queréis conocer algo más de su argumento para ver si os engancháis esta noche a la serie, os dejamos unos pocos datos...

Además del trauma de la violación, Alba tiene que hacer frente a un juicio durísimo.

Alba es una joven sin miedo. Sin embargo, tras volver a su pueblo por vacaciones, una prometedora noche de fiesta se tiñe de tragedia cuando un grupo de chicos la agrede sexualmente. Al día siguiente, se despierta desnuda en la playa. Aunque este fatal desenlace arranca un año antes, cuando dejó atrás su previsible vida. No podía imaginar que se reencontraría con Bruno, su vecino de siempre y por el que jamás se había interesado. Lo que separados por una simple calle nunca sucedió, se hace posible fuera de su pueblo. Alba y Bruno se enamoran perdidamente. Nada podía separarles. Hasta esa noche fatídica. Inexplicablemente, tres de los cuatro agresores, son los mejores amigos de Bruno. Pero cuando Alba descubre la identidad del cuarto hombre, el final de la pesadilla es, en realidad, el principio.

No hace falta contar más. Si le dais una oportunidad a la serie y veis su primer episodio esta noche a las 22:45 horas en Antena 3, entraréis en un terreno demasiado incómodo y demasiado duro como para no implicarse. Así es 'Alba'. Con ella no valen las medias tintas.