Aunque no estés usando tu dispositivo móvil no cualquier lugar sirve para colocarlo mientras conduces un vehículo. Una nueva multa de la DGT prohíbe llevarlo en la mano aunque esté bloqueado, colocarlo sobre las piernas o incluso posarlo sobre el marco del kilometraje, en el salpicadero u otro "lugar no perceptivo" mientras usamos el navegador u otra aplicación.

Si bien hasta ahora la normativa de Tráfico sancionaba a aquellas personas que usasen activamente el móvil, ya fuese para consultar la pantalla, realizar una llamada o enviar un mensaje o nota de voz, a partir de ahora será suficiente con que el móvil esté cerca del volante para recibir una multa.

Esto se considerará una sanción de tipo grave, igual que la de manipular el teléfono mientras se conduce. Esto podría suponer hasta 200 euros de multa y pérdida de seis puntos del carnet de conducir.

Tampoco sirve manipular la pantalla rápidamente, ni tirarlo al asiento del copiloto cuando veamos que se acerca un agente, y es que se seguirá multando también con 200 euros y tres puntos cuando se haya usado el teléfono aunque no se tenga en las manos o a la vista en ese momento.

Teniendo en cuenta que conducir y usar el teléfono es imprudente y puede resultar mortal, la clave para estar seguros de que hacemos lo correcto es llevarlo colocado en el hueco del salpicadero, o guardado en un bolso o la guantera, siempre bloqueado y sin hacer uso de él mientras estemos en el coche.