El confinamiento, el teletrabajo, el cierre de gimnasios... son muchos los factores por los que, desde que comenzó la pandemia, hemos podido ganar peso. Pero la solución para quitarnos esos 'kilos pandémicos' nunca son las dietas extremas, que tienen un coste enorme para nuestro organismo y, además, "efecto rebote".

"No hay trucos, no hay magias, no hay atajos. El cuerpo tiene su ritmo y, como no lo respetemos, lo pagamos caro", advierte el nutricionista Luis Alberto Zamora, que explica que algunas de las 'dietas milagro' más peligrosas son la del vinagre, la basada en suplementos en polvo, la keto o la dieta paleo.

"Hay que quitarnos de la cabeza lo de que hay sufrir para perder peso, hay que hacer un cambio de mentalidad", explica el experto, que apuesta por "dejar de estar centrados en las calorías" y centrarnos, en su lugar, en los nutrientes.

Así, Zamora apunta tres trucos para bajar de peso de forma saludable y sin ansiedad:

1. Tomar fibra: de esta manera, llenamos espacio en el estómago y retrasamos el paso al intestino, por lo que aguantamos más tiempo sin comer. Algunos de los alimentos con más fibra son el salvado de trigo (que podemos añadir al yogur o incorporar a nuestras recetas), las judías pintas, guisantes y lentejas (con los que podemos preparar platos de cuchara omitiendo el embutido) y las almendras.

2. Comer más veces, pero menos cantidad. De esta manera evitamos grandes picos y bajadas de azúcar, con lo que prevenimos la ansiedad y el picoteo.

3. Alimentos saciantes: entre estos, se encuentran alimentos tan denostados como las patatas (que podemos preparar cocidas, al horno o al microondas) o la pasta, si es integral, de grano completo. También los huevos cocidos, los frutos secos o el queso fresco (Burgos, feta, mozzarella...). Optando por estos alimentos, pasaremos más horas sin sentir ansiedad por comer.