Jordi Évole realiza en Lo de Évole un homenaje a todas las personas que han tenido que cerrar su negocio por la pandemia, que son muchas. Durante la grabación la cantaora Katy Olivares sufre un lapsus con el apellido del presentador, originando un cómico momento que puedes ver en el vídeo principal de esta noticia.

Olivares estuvo 10 años sin cantar hasta que se separó de su segundo marido, entonces fue diagnosticada con un cáncer de pecho por el que estuvo otros cinco años sin poder cantar. "La primera vez que me subí otra vez al escenario fue estando yo mala", recuerda Katy, que explica a Jordi Évole el duro golpe que fue comenzar a perder el pelo mientras tenía que subirse a los escenarios. Puedes ver en este vídeo su reflexión completa sobre su historia y su amor a la copla.