Las mujeres prostituidas en la zona de la V31 en Valencia aseguran que tienen miedo tras el asesinato en enero de una compañera suya, Florina, que fue estrangulada y apareció en una acequia sin vida. Un caso del que aún no se ha encontrado al culpable.

Una de sus compañeras cuenta a laSexta que ella vivía aterrorizada, que cree que la trajeron siendo aun menor de edad y no hablaba ni una palabra de Español. Nunca pudieron hablar con ella a solas porque "siempre estaba con una controladora".

Después de lo sucedido en enero, se suma que hay otras dos mujeres asesinadas con el mismo 'modus operandi', casos aun por resolver y entre los que la Guardia Civil aun no ha encontrado pruebas de que estén relacionados. Por eso, las mujeres prostituidas prefieren ponerse debajo de cámaras de seguridad o en zonas donde puedan ser vistas, con el objetivo de que quede grabado con quién han estado.

Pero el temor inunda sus vidas. "El miedo en las chicas es constante, para ellas el miedo es como el aire que respiran. Están todo el tiempo con miedo", cuenta una de las mujeres prostituidas, compañera de la primera joven asesinada.

No quieren dar la cara ni que se les reconozca la voz porque a lo que más miedo tienen es a sus proxenetas: "Las violan en grupo, les quitan su documentación...", relata la testigo. Y explica que aunque ellas están comunicadas por móvil, no pueden quedarse con todas las matriculas de cada hombre.

Un equipo de laSexta se ha desplazado hasta la zona de la V31 pero ninguna ha querido relatar lo que siente. La misma mujer apunta a que la V31 está repleta de mafias que las retienen y las obligan a prostituirse jugándose la vida.