Al menos 23 migrantes han muerto tras el intento masivo de más de 2.000 subsaharianos de cruzar la valla de Melilla este viernes, según un informe actualizado compartido a última hora de la noche por las autoridades locales marroquíes.

"Se han registrado cinco muertos más entre los asaltantes de la valla fronteriza de Melilla", han informado fuentes de la provincia al diario marroquí 'Nadorcity'. Por tanto, la cifra de muertos se eleva a 23 personas. Asimismo, los medios locales han comunicado en la noche del sábado que "una persona de la fuerza pública y 18 intrusos se encuentran actualmente bajo observación médica".

Las ONG elevan los fallecidos a 37

Esta información discrepa con la ofrecida por las ONG, que elevan los fallecidos a 37, y han publicado nuevas imágenes del hacinamiento al que han sido sometidos los migrantes, apilados en el suelo de las calles del Barrio Chino de la ciudad.

Un migrante herido tras cruzar la valla de Melilla

Así, las ONG reprochan el funesto final de los migrantes que trataron de saltar la valla de Melilla, critican la postura de los gobiernos de España y Marruecos y denuncian que incluso la policía marroquí entró en territorio español.

"Hemos visto a gendarmes que entran en el territorio de Melilla a recoger subsaharianos para llevarlos a territorio marroquí y seguir apaleándolos. Y si las fuerzas de seguridad del estado marroquí han entrado en territorio español es porque alguien se lo ha permitido", denuncia Amin Souissi, de la asociación Pro Derechos Humanos Andalucía.

En este sentido, apuntan que llevan semanas tras estos migrantes: "Las fuerzas de seguridad del estado marroquí está persiguiendo a estas personas, quemando sus chabolas, sus enseres...", asegura Amin Souissi, quien denuncia que se están enterrando cadáveres sin autopsia y sin identificación. "Los van a enterrar lo antes posible sin que haya ninguna investigación", lamenta al respecto el portavoz de la asociación Pro Derechos Humanos Andalucía.

Del lado español, la entrada masiva ha dejado al menos 49 agentes de la Guardia Civil heridos de carácter leve y 57 migrantes, de los que tres han sido atendidos en el Hospital Comarcal de Melilla. Asimismo, cuatro vehículos han sufrido daños en la carrocería y roturas de lunas por el lanzamiento de piedras, según la Delegación del Gobierno de Melilla.

Al menos 500 subsaharianos lograron finalmente acceder a Melilla este viernes después de romper con una cizalla la puerta de acceso al puesto de control fronterizo del Barrio Chino, saltando por el tejado del mismo para acceder a la ciudad española. De estos, 130 han sido derivados al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), según la Delegación del Gobierno de Melilla.

Se trata de la primera entrada de importancia que se produce en Melilla desde la normalización de las relaciones entre España y Marruecos en abril de 2022, tras el giro de posición del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sobre el Sáhara Occidental. Coincide, además, a días de que se celebre la cumbre de la OTAN en Madrid, el 29 y 30 de junio, motivo por el que se han extremado las medidas de seguridad.