Los jesuitas reconocen que 81 menores y 37 adultos han sido víctimas de abusos entre 1927 y 2020 por parte de 96 religiosos de la congregación. La mayoría de estos abusos se habrían cometido en colegios y entidades educativas.

De los acusados de haber abusado de menores, 48 ya han fallecido y 17 siguen vivos. Con respecto a los 31 jesuitas acusados de abusar de adultos, ocho siguen vivos y 23 han fallecido.

Lo han hecho público a través de un documento titulado 'Informe sobre los abusos cometidos por religiosos jesuitas en las provincias españolas', que señala que en el 20% de los casos hubo reincidencia en los abusos, mientras que del 80% restante solo consta una denuncia.

"En la mayoría de los casos solo hay una víctima", ha explicado el responsable de comunicación de la institución, José M. Rodríguez Olaizola, que ha indicado que "la mayoría de los abusos surgen en colegios o vinculados a colegios" y que "entran desde abusos verbales a conductas impropias, tocamientos y en algunos casos relaciones sexuales".

"Queremos aprender a pedir perdón a las víctimas y a la sociedad, por los abusos como formas diversas de hacer daño a personas en nuestro servicio de evangelización", ha señalado por su parte el delegado de Educación de los Jesuitas, Antonio Allende.

En el informe, la Compañía de Jesús dice sentir el dolor de las víctimas. "Sentimos el dolor de las víctimas, provocado por algunos compañeros nuestros", reza el documento.