Seis agentes de los Mossos d'Esquadra están siendo investigados por una agresión racista en Sant Feliú Sasserra, en Barcelona. Los hechos ocurrieron hace un año, pero ahora el joven negro que fue agredido ha querido hacer público un audio con los insultos.

Según ha denunciado Wubi, un joven de 21 años residente en Sabadell, fue víctima de la brutalidad policial en la localidad catalana de Sant Feliú Sasserra: "Pude registrar en un audio cómo me pegaban, me insultaban, me hacían sentir peor que una mierda", ha explicado el joven en un vídeo publicado por Sos Racismo, una actuación policial que no ha dudado en calificar como racista.

De hecho, el joven pudo grabar la agresión en un audio que muestra cómo los propios agentes implicados alardean de ser racistas. El audio comienza con el joven sofocado pidiendo que por favor no le hagan daño. Asimismo, dos policías le persiguen pidiéndole la documentación, incluso uno de ellos afirma haber "fallado" en su disparo: "He fallado, eh. Si no, te reviento". "Te he disparado, ¿eh?", afirma.

Posteriormente se puede oír al joven quejarse, e incluso gritar: "¡Me estáis haciendo daño. Me estáis ahogando. No he hecho nada!". Ante sus súplicas, los agentes solo insisten en que se siente en el suelo y se "calle la boca".

"No me tratéis así, que no he hecho nada", repite Wubi una y otra vez mientras uno de los policías le insiste en que "como siga así" le arranca la cabeza. Entre ello se pueden oír gritos desgarradores y múltiples golpes.

Incluso, el joven llega a afirmar que le tratan así porque es "negro": "Sois unos racistas", insiste, ante lo que los agentes llegan a afirmar: "Sí, somos ordenados".

"¿Tú has visto alguna vez al demonio tan cerca? Soy lo más cerca que vas a ver al demonio", espeta uno de los policías antes de que el joven vuelva a emitir un grito ensordecedor mientras suplica que le dejen en paz: "Por favor, dejadme en paz. Soy un humano como vosotros". Sin más dilación, uno de los agentes vuelve a realizar una acusación racista: "Tu eres un mono, hostia".

"Hijo de puta, y otro día que toques a uno de los míos te hundo la cara aquí", le llegan a decir antes de propinarle varios golpes y justificarlos: "Esta por la de antes y esta por la de ahora".

Entre múltiples insultos, Wubi tiene que soportar que le digan "puto negro de mierda". "Racista es poco", llega a afirmar otro de los agentes, mientras el joven no puede aguantar el llanto. Así, mientras continúan pegándole siguen los insultos: "Negro de mierda, hijo de la gran puta".

Tras las múltiples agresiones el agente vuelve a recordarle que "porque ha fallado", sino le hubiera "reventado las costillas con una bala", y vuelve a vejarle: "La próxima vez que veas a la Policía vete más lejos que África".

 

El joven ha aprovechado las protestas por el asesinato de George Floyd, que ha desencadenado uno de los movimientos antirracistas más secundados en todo el mundo al grito de 'Black Lives Matter', para contar su historia porque, ha dicho, "esto no ocurre fuera, sino en España".

El caso, según han informado fuentes del Tribunal Supremo de Justicia de Cataluña, está siendo investigado por el juzgado de instrucción número 5 de Manresa, y tiene abiertas unas diligencias contra seis agentes del cuerpo de Mossos d’Esquadra.

El joven ya ha declarado y ha raificado su la denuncia contra los seis investigados, que fueron citados a declarar en el juzgado el pasado mes de octubre de 2019 y se acogieron a su derecho a no declarar.