La marca Tous, en el punto de mira. La Audiencia Nacional investiga si la compañía ha vendido joyas con material no metálico, a pesar de publicitar que se trataba de piezas de oro o plata.

Todo comenzó cuando la asociación de consumidores y usuarios de joyas Consujoya, ante la sospecha de que esto estaba sucediendo, adquirió el mítico oso de la firma (en su versión colgante y acabado en "plata de primera ley") en cuatro establecimientos distintos.

Las muestras fueron reenviadas al laboratorio Ecomep de Córdoba, cuyo informe constató que el relleno era no metálico y contenía una estructura hidrocarbonada que incumplía la normativa del Reglamento de la Ley de Metales.

Mismo veredicto alcanzó el Instituto Universitario de Nanoquímica de la Universidad de Córdoba al analizar las piezas que también adquirieron en la web.

Los denunciantes pusieron los hechos en conocimiento de la Fiscalía de Córdoba, que tras un informe de la Guardia Civil, encontró indicios de delitos de publicidad engañosa, estafa continuada, falsedad en documento y corrupción en los negocios, no sólo en la propia Tous, sino también en el laboratorio que acredita la calidad de sus joyas, Applus Laboratories, con sede en Barcelona.

La abogada de la asociación, Magdalena Entradas, no tiene ninguna duda: la técnica usada por la marca catalana para fabricar sus piezas "es absolutamente ilegal". "Tú puedes comprar un cinturón de Gucci que sea de plástico, pero no puedes decir que es de piel cuando no lo es y cobrarlo por un precio que no es", ha explicado ante los medios.

Por su parte, Tous ha rechazado estas acusaciones, asegurando que todas sus joyas de oro y plata "son siempre de primera ley" y que cumple con todos los estándares mundiales de certificación de metales preciosos.