Los más pequeños de la casa vienen pisando fuerte en lo que se refiere a reciclaje. Han crecido viendo que la basura se separa en diferentes cubos o bolsas y eso se nota. No conciben otra manera de gestionar sus residuos. Y si no que se lo digan a Arantxa, la abuela de Jimena, que cada día que pasa con ella recibe un repaso de lecciones sobre cómo separar envases.

Eso sí, hay abuelos muy concienciados y que ejercen una influencia muy constructiva en sus pequeños seres queridos. Por eso, vamos a comprobar quién sabe más en la competición de abuelos-nietos con preguntas sobre reciclaje. Ya adelantamos que los residuos más comunes a veces son los que más confunden. ¿Por qué? Lo aclaramos.

Los briks son un ejemplo, y lo hemos comprobado con Jimena, una madrileña de 7 años, y su abuela Arantxa, a las que hemos preguntado dónde se tiran los briks de zumo. A priori parece que Jimena va a responder corriendo, pero se queda pensando y su abuela se adelanta:

Arantxa duda, pero responde: ¿al del papel? Jimena la sigue: ¿al del cartón?

❌¡Incorrecto! Los briks van al amarillo. Es una confusión muy común e incluso en el lenguaje coloquial se utiliza la expresión "cartón de leche", razón por la que Encarna, otra abuela "concursante", también se equivoca y asegura que lo tira al contenedor azul ". Pero lo cierto es que los briks están compuestos por cartón, plástico y aluminio, por lo que se tiran al cubo amarillo, junto con los envases de plástico y latas.

Jimena, que antes nos había asegurado que sabía "más de reciclar" que su abuela, no se queda conforme y nos explica el motivo de su error: "Yo creía que era al amarillo y la abuela decía al cartón, le he hecho caso y lo hemos hecho mal", lo que provoca la risa de Arantxa.

Lo cierto es que, en esta pareja, hasta la abuela reconoce que es la pequeña la que tiene más conciencia sobre separar envases: "Ella está pendiente y dice 'yaya dónde va esto', y yo le digo", aunque, admite, a veces sus hijas le corrigen si se equivoca de cubo.

En lo que no se equivocaron abuela y nieta es en dónde se desecha la mondadura de un plátano: "¡Al cubo de la basura orgánica!" Y Jimena añade: "Y también la piel del melón, la piel de la mandarina, de la naranja…"

✅Y es correcto, los restos de frutas y verduras se tiran idealmente al cubo de restos orgánicos para su compostaje o, en su defecto, al cubo de restos de toda la vida.

¿Cuál es el contenedor de los yogures?

El problema viene con el envase del yogur al que Arantxa ha destinado al cubo de restos "porque está sucio". Sentimos decir que es ❌incorrecto. Por su parte, Encarna, desde La Zarza (Badajoz), duda y pregunta que si va "al papel". ❌¡Tampoco!

La solución nos la da Antonio, abuelo 'concursante' desde Granada, que lo tira al amarillo (✅¡correcto!), pero "quitando antes el papel" que lo recubre para echarlo en el cubo de azul. Todo un apasionado del reciclaje que ha acertado sobre todos los residuos que le hemos preguntado, y que disfruta viendo cómo Martina, su nieta pequeña de solo 4 años, ya apunta a ser una buena recicladora: "En su casa se ha acostumbrado a tener sus tres cubos, ella pregunta ¿y esto dónde va?".

El hogar es el lugar donde más aprenden pequeños y no tan pequeños a incorporar nuevos hábitos, entre ellos el del reciclaje. Y en eso Antonio puede estar orgulloso, ya que su nieta Martina podrá adquirirlo también en las visitas a los abuelos. "En casa tenemos cuatro cubos", apunta, por los que la pequeña Martina ya se interesa a su corta edad: "Es muy colaborativa".

A pesar de ello, tenemos que aclararle a Antonio que no es necesario desvestir el envase del yogur, ni tampoco lavarlo como hacen otras personas, tan solo hay que tirarlo en el contenedor amarillo.

La suciedad o los restos de comida que quedan en los envases suelen generar dudas sobre su conveniencia en reciclarlo. Es algo que pasa también con las cajas de pizza, sobre las que Miguel nos da la respuesta correcta: "Van al cartón". Punto para él.

¿Por qué es importante reciclar?

Más allá de dudar en algún u otro envase, lo importante es que la ciudadanía es cada vez más consciente de la necesidad del reciclaje. Según un estudio de Catchment para Ecoembes, el 82,3% de los españoles tiene diferentes cubo o bolsas para separar envases de plástico, latas o briks, además de papel y cartón, y el 75% se siente orgulloso de ello.

Y eso, cuando se trabaja desde niños, se interioriza mucho más. Con tan solo 7 años, y mientras su abuela escucha embelesada, Jimena es capaz de explicarnos que reciclar "es importante para que el mundo no se contamine".

Lo mismo opina Miguel, que nos dice que "así se contamina menos", al tiempo que confiesa que fue en el colegio donde le enseñaron a reciclar, un aprendizaje que aplica muy bien en su casa, donde separan los envases domésticos, así como en la de su abuela Encarna, a la que visita frecuentemente. ¿Le dices tú dónde va cada residuo?, le preguntamos. Pero no hace falta, pues "ella ya sabe dónde va cada cosa", asegura.

Miguel (9 años) aprendió a separar envases en el colegio

Para los mayores, ese pequeño esfuerzo ha tenido que ser aprendido y adquirido, aunque también tiene su particular conciencia ambiental fruto de haber vivido otras épocas de menor abundancia: "Antes había otra conciencia ambiental de aprovechar al máximo, hoy en día la gente joven no da valor a ese segundo aprovechamiento", apunta Antonio.

Por su parte, Encarna sufre especialmente cuando pasea por los aledaños de su pueblo y ve residuos tirados en la naturaleza.

Por cierto, que aunque en el test de residuos le ha ganado su nieto, y aunque cree que los "jóvenes saben más" que los mayores" ella es la que mejor ha sabido responder a la idea de circularidad cuando le preguntamos qué se hace con lo que reciclamos: "Precisamente ayer vi en una botellita de agua que era un envase reciclado". ✅Y así es: botellas que se hacen con otras botellas, pero también latas, ropa, abalorios, e incluso columpios, la circularidad de los envases permite que tengan muchas vidas útiles.