Todas las cartas están encima de la mesa. Las elecciones en Madrid, convocadas por el terremoto murciano, se entienden como una partida en clave nacional y los partidos quieren dar el resto porque el resultado se interpretará como una primera vuelta de las generales que deberían convocarse en 2023.

El mercado de fichajes ha estado candente durante toda la semana y aún se prevén ciertas sorpresas. Las candidaturas se pueden formalizar hasta el miércoles, por lo que cabe espacio para nuevas jugadas mediáticas.

Sin embargo, los principales contendientes ya han sacado a la palestra nombres propios para dar relumbrón a sus candidaturas: desde los más conservadores y con pocos cambios -aunque sí adiciones muy significativas-, hasta los más innovadores y que han decidido echar el resto.

Cuatro escuderos para Gabilondo

Al candidato socialista, que el se define en precampaña como "soso, serio y formal", el PSOE ha decidido rodearlo de perfiles de partido y nombres conocidos por el público para dar impulso a su campaña.

Ángel Gabilondo, un exministro y candidato en dos ocasiones en las autonómicas madrileñas, ha tenido que hacer un penúltimo servicio al partido y repetir por tercera vez como cabeza electoral. Pero ahora el PSOE ha decidido arropar al ganador de las últimas autonómicas -aunque no pudo gobernar- con perfiles salidos del Gobierno para, entre otras cosas, preparar la sucesión.

La 'número dos' sale del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones: la Secretaria de Estado de esta última materia, Hana Jalloul, una reconocida politóloga y experta en terrorismo internacional. De madre aragonesa y padre libanés, el fichaje de esta mujer de 42 años se ha bautizado en el seno del PSOE como "Operación Kamala".

Así, de igual manera que Joe Biden se alió con Kamala Harris para batir a Donald Trump al frente de la Casa Blanca, en Madrid son Gabilondo y Jalloul quienes apuestan por echar el 'trumpismo' de Isabel Díaz Ayuso de la Puerta del Sol.

Si bien hoy el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presentará al resto de notables que acompañarán al exministro de Educación, ya se conocen los otros tres primeros puestos.

En tercer lugar, la presidenta del Senado, Pilar Llop. Su caso es destacado: llegó a ser la cuarta autoridad del Estado gracias a ser senadora por designación autonómica. Y en Madrid, para serlo tiene que ser también diputada regional. Por lo tanto, su presencia se daba por descontada: tanto que sonó como cabeza de lista.

En cuarto, el alcalde de Soto del Real, Juan Lobato, y quien marcará el guion económico de una candidatura que, ya ha avanzado Gabilondo, no cambiará muchas cosas. Las elecciones se repetirán en dos años, argumentan.

Y, en quinto lugar, una mujer que lo ha sido casi todo en la política nacional y apadrinada por Sánchez: Irene Lozano. Apuesta personal del presidente, la fichó para su lista electoral tras salir de UPyD y después para su Gobierno: primero como secretaria de Estado de la España Global y, después, como presidenta del Consejo Superior de Deportes.

Nuevo destino para Cantó

Lozano y el nuevo fichaje del PP compartieron partido. Toni Cantó: excandidato de Vecinos por Torrelodones, exdiputado nacional por UPyD y exportavoz en la Comunidad Valenciana de Ciudadanos ahora se presenta en el quinto lugar de la lista de Isabel Díaz Ayuso.

La llegada de Cantó al PP viene con polémica incluida, y no solo por ser su cuarta formación en menos de una década ni por sumarse a los populares después de asegurar que dejaba la política y volvía a la televisión.

La polémica viene con la estrategia detrás: el PP de Pablo Casado quiere atraerse y absorber todo el votante de Ciudadanos. Y si es a sus cargos intermedios, mejor. Es por eso que el fichaje de Génova -es decir, del PP nacional- no sentó demasiado bien en la Puerta del Sol -esto es, en los dominios de Ayuso-.

De hecho, la presidenta aseguró que los primeros puestos de su lista -del 2 al 8- serían en exclusiva para sus consejeros. Finalmente, tuvo que tragar y aceptar a Toni Cantó en un destacado quinto puesto... El mismo lugar que ocupa Irene Lozano en el PSOE. Sus caminos se vuelven a cruzar.

Pero la candidatura de Cantó suscita dudas. No solo por sus constantes tumbos y cambios de chaqueta: también legales. La ley electoral madrileña contempla que un candidato tenga que estar censado en la Comunidad a día uno de dos meses antes de que se convocaran las elecciones. Es decir, el 1 de enero en este caso.

En la Comunidad Valenciana existe este mismo requisito, así que la idoneidad de su derecho al sufragio pasivo tendrá que acreditarla.

Iglesias recluta a una abogada de la PAH

El todavía vicepresidente segundo y candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha decidido llevarse a la Asamblea regional una de sus banderas en el Ejecutivo central: la vivienda.

Así, ha apostado por sumar a su plancha a Alejandra Jacinto, una abogada de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH).

"Después de 10 años tratando de conseguir que el Derecho a la Vivienda sea una realidad en nuestra región -tuiteaba Jacinto junto a un vídeo justificando su candidatura-, he tomado la decisión de presentarme como candidata independiente en las listas de Unidas Podemos a la Comunidad de Madrid del próximo 4 de mayo".

Iglesias ha defendido en las últimas semanas que no dejaba el Gobierno antes porque quería asegurar que salía adelante una Ley de Vivienda que limitara las subidas abusivas en los precios del alquiler. La legalidad ha hecho imposible conseguirlo y serán Yolanda Díaz e Ione Belarra las encargadas de que el Ministerio de Transportes acceda -o no- a su propuesta.

"Para transformar Madrid hay que contar con los que han puesto su capacidad profesional al servicio de la gente. Alejandra Jacinto no sólo es una jurista brillante; su experiencia defendiendo a los afectados por hipotecas y alquileres abusivos será crucial para gobernar", aseguró Iglesias cuando se hizo público el fichaje de la abogada.

A Iglesias lo acompañarán otros rostros conocidos: Isa Serra, la portavoz hasta ahora en la Asamblea, será su número dos. Y en la candidatura también irá la directora del Instituto de la Mujer, Beatriz Gimeno, y el exJEMAD, Julio Rodríguez, entre otros.

Cs lo fía todo a Bal

La situación en Ciudadanos es tan poco halagüeña -la mayoría de encuestas apuntan a que no superarán la barrera electoral del 5%, lo que los dejaría sin representación- que el único activo con el que cuentan los naranjas es su cabeza de lista, Edmundo Bal.

De hecho, aunque en público defienden que rebasarán con holgura el límite del 5%, con los actos demuestran lo contrario. Tanto es así, que Bal ha anunciado que no abandonará su escaño en el Congreso hasta que no se confirme que entra en la Asamblea. Es decir, no las tiene todas consigo.

Tal es la crisis en el partido naranja que quien fuera su líder y vicepresidente en la Comunidad ha rechazado concurrir en la lista. En el partido se cuestionaba la viabilidad de su nombre para liderar la plancha, lo que provocó su sustitución por Bal.

Pero no había muchos nombres dispuestos a inmolarse en lo que parece una operación de muy dudosa viabilidad. Es por eso que apenas hay incorporaciones a la plancha naranja. De hecho, las ausencias son tales que ninguno de los consejeros que fueron cesados por Ayuso irán en la plancha. Ni siquiera Marta Rivera de la Cruz, exresponsable de Cultura y muy valorada por la candidata popular, aparece en los puestos de salida.

Sí repite el portavoz en la Asamblea, César Zafra, que aparece en el número tres de la candidatura propuesta por Ciudadanos. También el presidente de la Asamblea, Juan Trinidad, aunque en el puesto número cinco.

Más Madrid, sin fichajes

El partido de Iñigo Errejón afronta las elecciones con el saber de tener los deberes hechos después de dos años liderando, de facto, la oposición a Ayuso. De hecho, eligió muy pronto a su cabeza de lista: la anestesista del Hospital 12 de Octubre, Mónica García. Sus choques con la presidenta regional en la Asamblea son mucho más conocidos y mediáticos que los protagonizados por un a veces ausente Gabilondo.

Además, la pandemia y el trabajo en la legislatura ha hecho que la formación autonómica apueste por continuidad. Si bien en 2019 el cabeza de lista fue Iñigo Errejón junto a Clara Serra -hermana de Isa Serra, que dejó el partido- y Tania Sánchez, ahora será el portavoz Pablo Gómez Perpinyà quien acompañe a García como 'número dos'. En el tres, la experta en Memoria Histórica Manuela Bergerot. Y Sánchez, que salió junto a Errejón de Podemos -después de saltar a los morados desde Convocatoria por Madrid y ahí desde Izquierda Unida-, ahora cae hasta el puesto 13.

Y por su parte, la extrema derecha de Vox también sale a intentar influir -o entrar- en el Gobierno de la Comunidad de Madrid con su candidata Rocío Monasterio.