La madrileña Catedral de La Almudena ha acogido el primer funeral oficial por las víctimas del coronavirus en España. Al acto religioso, organizado por la Conferencia Episcopal, han acudido los reyes, sus hijas, la vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo y representantes de otras instituciones del Estado y de partidos políticos.

Sin embargo, Pedro Sánchez, el presidente del Gobierno, se ha ausentado del evento religioso por encontrarse de viaje oficial en Lisboa en el que se ha reunido con el primer ministro portugués, António Costa. En representación del Ejecutivo ha acudido entonces Calvo.

Sí han acudido la presidenta del Congreso, Meritxell Batet; la del Senado, Pilar Llop; el presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas; y el del Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes. También la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida; el jefe del Estado Mayor de la Defensa, Miguel Ángel Villarroya; y la presidenta del Tribunal de Cuentas, María José de la Fuente.

En representación de los partidos, entre otros dirigentes, diputados y senadores, están el líder del PP, Pablo Casado, y los portavoces de Ciudadanos y Vox en el Congreso, Edmundo Bal e Iván Espinosa de los Monteros, respectivamente.

Presencia de familiares de fallecidos y agentes sociales

Además de representantes políticos, al funeral han acudido cerca de 70 familiares de fallecidos, que se han ubicado en una de las naves del templo. En otra, se han situado representantes de diversas iglesias y confesiones religiosas.

Junto a ellos ha estado también una representación de los agentes sociales y eclesiales que han desarrollado una labor especial en este tiempo, como personal sanitario, voluntarios de Cáritas, miembros de las Fuerzas Armadas y de los cuerpos de Seguridad del Estado, y bomberos.

Todos los asistentes al funeral (menos de 400 personas, cuando el aforo de la catedral es de 900) han portado mascarillas de protección.

Críticas del PP a Sánchez

"El presidente del Gobierno comete un error al irse a Portugal y no acudir con los Reyes al funeral por las víctimas del COVID-191", ha sentenciado Teodoro García Egea, secretario general del PP, durante un acto en Vitoria.

Así, ha criticado la ausencia de Sánchez al evento religioso: "Esta tarde faltarán 40.000 personas y también el presidente del Gobierno, que ha decidido ir a Portugal en vez de estar con las víctimas".

También el alcalde de Madrid, a través de su perfil en Twitter, se ha dirigido directamente a Sánchez para reprocharle su ausencia. "Le hubiera agradecido su presencia en el funeral por las víctimas del COVID. Su memoria nos debe impulsar a todos para hacer una sociedad mejor".

 

El Gobierno ha organizado un homenaje oficial a los fallecidos que tendrá lugar el próximo 16 de julio en el Palacio Real de Madrid. La ceremonia estará presidida por el rey Felipe VI. Al acto están convocados representantes de todas las fuerzas políticas, representantes de la sociedad civil y las familiares y amigos de los fallecidos durante la pandemia.