El PSOE ha puesto sobre la mesa la posibilidad de reformar su código ético tras la entrada de Antonio Miguel Carmona a Iberdrola para ocupar el puesto de la vicepresidencia en España. Una decisión que no ha gustado nada en las filas internas del partido.

Según ha podido saber laSexta, el partido socialista llevará al Congreso Federal una propuesta para impedir las puertas giratorias entre sus cargos, como ha ocurrido con el exconcejal del Ayuntamiento de Madrid

Y es que, esta decisión ha sido rechazada de manera frontal por el partido que lidera Pedro Sánchez. Así lo han dejado ver dirigentes como Eva Granados, Odón Elorza o Santos Cerdán.

La portavoz del comité organizador del 40º Congreso Federal del PSOE se ha mostrado muy tajante y en una rueda de prensa ha asegurado que "es un militante de base que hace tiempo que no represente ni al PSOE ni a su militancia y nunca a su actual dirección". "No nos ha gustado esa decisión" ha remarcado

Asimismo, ha dicho que en el partido no sabían nada al respecto y, si él "hubiera consultado esta decisión", la repuesta del PSOE habría sido una negativa.

Muy contundente se ha mostrado también el diputado Odón Elorza, que a través de su cuenta de Twitter ha insistido en que Carmona "hace tiempo que no representa al PSOE ni a su militancia". Por lo que, asegura, "esta decisión personal no debería pasar factura electoral" a la formación.

 

"El fichaje del señor Carmona por Iberdrola confirma la opinión que me merece desde hace años. No hay palabras", ha escrito en redes sociales antes de apuntar que "le encabrona pensar que su actitud enmierda más la política".

El secretario de Organización, Santos Cerdán, ha optado por pronunciarse de manera más comedida, pero dejando claro que le "parece un mal mensaje el que están transmitiendo ambos", tanto el socialista como la compañía energética.