El acto de clausura del hospital de campaña de Ifema ha dejado imágenes muy emotivas, pero también otras impropias del estado de alarma por la pandemia de coronavirus: en algunos momentos no se ha respetado la distancia interpersonal e incluso se han producido aglomeraciones entre políticos, sanitarios y periodistas.

La Delegación del Gobierno en la Comunidad de Madrid ya ha anunciado que abrirá una investigación al respecto para esclarecer si en el acto se han incumplido las restricciones que fija el decreto del estado de alarma.

Apelotonamientos que la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, justificaba este viernes en declaraciones a Al Rojo Vivo asegurando que "ha sido espontáneo". "He sido una invitada más que ha venido a clausurar esto y de mi no depende que hayan venido también muchos sanitarios a acompañar a su vez a sus compañeros en un día como este festivo", ha declarado Ayuso tras las primeras críticas por el elevado número de personas que han participado en el acto.

Sin embargo, la diputada socialista en la Asamblea Pilar Sánchez Acera ha compartido a través de Twitter el email con el que la propia Ayuso habría realizado personalmente las invitaciones:

 

Aunque ha sido recibida entre gritos de "Sanidad pública" y "queremos los test", la presidenta autonómica se ha realizado fotos y 'selfies' con los sanitarios e incluso ha llegado a repartir bocadillos junto al alcalde de la ciudad, José Luis Martínez-Almeida.

"No ha estado bien"

Por su parte, el vicepresidente regional, Ignacio Aguado, ha asegurado ante las cámaras de laSexta que "si llevas mascarilla, que seguramente sea nuestro día a día, esa distancia se podrá reducir". Una opinión que no ha sido compartida por su compañera de partido y vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, que ha señalado que aunque no sabe lo que ha pasado exactamente, no se han guardado las distancias, hecho que a su parecer, "no ha estado bien".

Los partidos de la oposición se han mostrado muy críticos con las imágenes

Estas aglomeraciones han sido censuradas por el resto de partidos políticos. Por parte de Vox, Rocio Monasterio ha asegurado que se ha dado "una imagen de relajación poco adecuada", mientras que Ángel Gabilondo ha apuntado a que han "colaborado más personas de las que han sido invitadas". Incluso ha sido calificado por como un acto propagandístico por parte del portavoz de Más Madrid en la Asamblea, Pablo Gómez Perpinyà.

Y mientras el portavoz del PP en la Asamblea, Alfonso Serrano, ha repartido culpas asegurado que "ha sido algo que nos hemos dejado llevar todos, incluidos periodistas a los que he visto también agolpados", el director del Hospital, Antonio Zapatero, sí se ha mostrado autocrítico, ha pedido precaución de cara a la desescalada y ha destacado que este viernes "no hemos dado un buen ejemplo".