El ministro de Sanidad Salvador Illa ha puesto al mando directo de todos los servicios sociales al vicepresidente segundo Pablo Iglesias, que ha explicado en una comparecencia conjunta que "la crisis del coronavirus no es solo sanitaria, también económica y social".

En este sentido ha recordado que el paquete socioeconómico aprobado en Consejo de Ministros para paliar la crisis del coronavirus supone "la mayor movilización de recursos de nuestra historia": "Debemos hacer lo que esté en nuestra mano para construir un escudo social que amortigüe el efecto del coronavirus en colectivos más vulnerables".

600 millones para "reforzar la atención social"

Del fondo de 600 millones destinado a "reforzar la atención social", se extraerán 300 millones flexibilizando la regla de gasto para que los ayuntamientos puedan usar su superávit de 2019. Los ostros 300 serán transferidos a las comunidades autónomas para finanaciar las prestaciones básicas de servicios sociales.

Esos fondos se van a emplear en "reforzar la asistencia a docimicilio de personas mayores, dependientes o con discapacidad afectadas por el cierre de centros de día", así como para "reforzar plantillas de servicios sociales y residencias de mayores": "Uno de los lugares más vulnerables y que en muchos casos no están dispuestos de equipos de protección".

"Es una prioridad absoluta del Gobierno responder a la situación en los centros de mayores. Es urgente medicalizar estos centros, reforzarlos con más plantilla, más recursos y equipos de protección individual para los profesionales de estos centros", ha apuntado.

Iglesias también ha centrado su discurso en las personas sin hogar para el que hará un "refuerzo de los servicios sociales para asistirles, junto a las fuerzas armadas", que les entregarán un kit de higiene, alimentación y bebida y les medirán la temperatura.

"La ministro Robles me emocionó profundamente"

También ha anunciado que se habilitarán comedores sociales para dar comida para llevar y se reforzarán los centros para personas sin hogar con sanitarios. "Agradezco a la ministra Robles su gran disposición. Reconozco que no imaginaba que la primera preocupación de la ministra fuera la situación de las personas sin hogar. Me emocionó profundamente", ha apuntado.

"Lo público no se pone de perfil"

"Es imprescindible responder con todos los instrumentos sin escatimar esfuerzos. Lo que no hagamos hoy serán desgracias para mañana. Solo desde el Estado y el sector público se puede dar una respuesta que dé seguridad a la gente. Lo público nunca se pone de pefil", ha lanzado.

"Decir que este virus lo paramos unidos es una declaración vacía si dejamos a gente desamparada", ha señalado asegurando que "los protocolos previos para enfrentar otros episodios de gripes epidémicas están obviamente desfasados y no sirven en esta situacion tan preocupante".

Bucarán "fórmulas" para garantizar el derecho a la vivienda

Preguntado sobre una posible moratoria en el pago de los alquileres, al igual que se ha implantado en las hipotecas, Iglesias ha señalado que "el Gobierno tiene que responder a la necesidad de cualquier persona en vulnerabilidad".

En este sentido, ha apuntado que van a trabajar "buscando fórmulas" para garantizar el derecho a la vivienda y ha recordado que las medidas implantadas "es un primer paquete": "Seguiremos dando pasos con el compromiso de no dejar a nadie atrás".

¿Está en riesgo la unidad del Gobierno?

Iglesias también ha sido preguntado por posibles discrepancias dentro del Ejecutivo, entre los ministros de Unidas Podemos y los del PSOE. El viecepresidente ha asegurado que "las deliberaciones son secretas y un gobierno debate como es normal".

"A partir de ahí todos somos responsables de las decisiones tomadas. Merecen un Gobierno que trabaje conjuntamente, claro que seguiremos debatiendo, una vez producido ese debate salimos todos con toda la fuerza para llevar a cabo las medidas", ha explicado. "Un gobierno que no debate no es un gobierno", ha zanjado.