Josep Lluis Trapero, exmayor de los Mossos d'Esquadra, ha defendido la actuación del cuerpo policial durante el 1-O durante la segunda jornada del juicio en la Audiencia Nacional. "No nos inventamos nada, lo que se hizo fue un dispositivo conjunto con Pérez de los Cobos", el coronel que gestionaba el operativo por parte de la Guardia Civil.

Así mismo, ha aseverado que "tocaban a 200 personas por policía" y que "entre los tres cuerpos no tenían recursos para parar a dos millones de personas", destacando que "una cosa es querer y otra no poder".

Si bien, ha admitido que algunos agentes, "por indicaciones ideológicas, hicieron menos de lo que deberían hacer", una "inmensa mayoría sintió no poder hacerlo". "No se puede culpar a los 7.200 mossos que actuaron", ha destacado al respecto.

"No se puede culpar a los 7.200 mossos que actuaron" durante el 1-O

Durante el proceso que juzga a la antigua cúpula policial catalana, el mayor Trapero también ha señalado que "no se puede generalizar diciendo que los Mossos informaran de la posición" en la que se encontraban los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil. "Los policías no tenemos esa mirada perversa, hacemos nuestro trabajo lo mejor que podemos".

La Fiscalía también le ha preguntado por qué "no se actuó desde el día 28" de septiembre para "impedir el acceso a los colegios" durante el 1-O. En este sentido, Trapero ha asegurado que "la orden judicial no ordenaba el cierre" de estos centros "antes del día 1", sino que solo se impidieran "actos preparatorios del referéndum".

El exdirigente de la policía catalana ha expresado, además, una "tristeza enorme" porque hizo su "trabajo lo mejor" que pudo y ahora "está citado por un delito de sedición". "Me provoca una tristeza enorme que nos digan cosas que no hemos hecho", así se ha ante el fiscal. "Me sentía injustamente tratado".