Tras la investidura fallida de Pedro Sánchez como presidente de Gobierno, Albert Rivera, líder de Ciudadanos, no ha dejado de recibir presión para facilitar una abstención en septiembre.

La presión viene desde el PSOE, que retoma la estrategia de pedir a Ciudadanos y al PP que faciliten la abstención; de medios extranjeros, como el 'Financial Times' que pide en un editorial a Ciudadanos que "reconsidere" su veto a Sánchez y reflexione sobre un Gobierno de coalición; y de voces de su propio partido que han sido críticas con el presidente de la formación.

Para blindarse frente a los críticos y reforzar así su núcleo, Rivera celebra en Madrid una reunión extraordinaria del Consejo General de Ciudadanos cuyo principal objetivo es el de reformar los estatutos de la formación y poder ampliar el Comité Ejecutivo.

22 nuevos miembros y cinco cesados

Así, pasaran a ser un máximo de 50 personas, en lugar de las 40 que se permiten actualmente. La competencia de nombrar y cesar a los miembros del Ejecutivo recae exclusivamente sobre la figura de Rivera, que para ello no necesita el aval de ningún órgano.

Durante la reunión, el presidente de la formación ha propuesto los 22 nuevos nombres que se incorporarán a la nueva dirección y también ha anunciado los cinco miembros que serán cesados.

Recientes dimisiones

El responsable de Hacienda de Ciudadanos, Francisco de la Torre, ha sido el último en abandonar Ciudadanos. Crítico con la deriva que ha tomado la formación que lidera Rivera, ha abandonado su puesto en el Comité Ejecutivo Nacional y dejará el escaño en el Congreso de los Diputados.

El que fuera responsable de Economía, Toni Roldán, el eurodiputado Javier Nart, y varios de los fundadores del partido como Francesc de Carreras y Xavier Pericay son otros de los miembros que han salido de Ciudadanos en los últimos meses.