Un miembro de la Policía del Distrito de Columbia, donde se encuentra Washington, se ha convertido en el tercer agente que se suicida tras proteger el Capitolio de Estados Unidos durante el asalto perpetrado por partidarios de Donald Trump el pasado mes de enero.

El agente ha sido identificado como Gunther Hashida, de 43 años, que llevaba 18 en servicio. Fue encontrado sin vida en su casa el pasado jueves, según ha revelado este lunes la portavoz del Departamento de Policía Metropolitana de DC, Brianna Burch, en declaraciones citadas por medios locales.

La jornada del 6 de enero, en la que cientos de seguidores de expresidente Trump irrumpieron en el Congreso estadounidense, se saldó con cinco fallecidos, entre ellos un policía del Capitolio.

Posteriormente, otro integrante de ese cuerpo, Howard Liebengood, que también participó en la custodia de la sede del poder legislativo, murió una semana después en un aparente suicidio, de acuerdo con los medios locales. Más tarde se conoció del suicidio de Jeffrey Smith, un oficial de la Policía de DC que resultó herido en el asalto.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ha expresado sus condolencias por la muerte de Hashida a través de las redes sociales, donde ha afirmado que "fue un héroe que arriesgó su vida" para salvar al Capitolio, a la comunidad del Congreso y a la democracia estadounidense. "Todos los estadounidenses están en deuda con él por su gran valor y patriotismo el 6 de enero y durante todo su servicio desinteresado", ha agregado.

 

En la web GoFundMe se ha iniciado una campaña de apoyo a la familia del agente Hashida, que, según la convocatoria, deja una esposa y tres hijos.

El pasado 27 de julio, cuatro de los policías que se enfrentaron a la turba de seguidores de Trump testificaron en la primera sesión del comité de la Cámara Baja que investiga el asalto para esclarecer por qué ocurrió, quién es responsable y qué puede hacerse para evitar otro suceso similar.