Alemania dejará de usar la vacuna de AstraZeneca contra el coronavirus en personas menores de 60 años. Así lo han acordado el Gobierno alemán y los estados federados este martes, que inciden en que el antídoto podrá ser utilizado en estos casos solo de manera excepcional y tras un análisis previo e individualizado a dichos grupos, en los que entran el personal sanitario y otros sectores esenciales.

Así, los menores de esa edad solo podrán recibir la vacuna "a discreción de los médicos y tras un análisis de riesgo individual y una explicación exhaustiva", mientras que el uso general del fármaco solo estará permitido en mayores de 60.

Una decisión que la canciller Angela Merkel ha justificado ante las recomendaciones de los expertos -"que no podemos ignorar", ha dicho- y por los "riesgos" de sus efectos secundarios. "Hay afortunadamente suficientes vacunas a nuestra disposición para poder adoptar esta decisión", ha sostenido no obstante Merkel, aunque la medida implicará una "reestructuración" en la campaña de vacunación del país.

Esta decisión sobre AstraZeneca llegaba tras una recomendación de la Comisión Permanente de Vacunación de Alemania, que la fundamenta en "datos existentes sobre efectos secundarios que son raros, pero graves" y que pueden manifestarse en menores de 60 años entre cuatro y 16 días después de recibir una dosis.

Este cambio de criterio sobre AstraZeneca se ha producido después de que varios territorios alemanes, comenzando por Berlín decidieran este mismo martes suspender la administración de la citada vacuna a menores de 60 años. Múnich, Brandeburgo y Renania del Norte-Westfalia se sumaban a la capital poco después.

Detectados 31 casos de trombos en 2,7 millones de vacunados

La decisión sobre AstraZeneca se conoce poco después de que el Instituto Paul-Ehrlich, centro de referencia para la vacunación en Alemania, anunciara que ha detectado 31 casos de trombosis en personas que recibieron este suero, nueve de las cuales fallecieron, según ha detallado el semanario 'Der Spiegel'.

En 19 de esos casos se encontró un déficit de plaquetas en la sangre y el instituto ha indicado solo dos de los fallecidos eran hombres, de 36 y 57 años, según la citada publicación. El instituto ha añadido que todos los demás casos de trombosis venosa sinusal se refieren a mujeres con edades comprendidas entre los 20 y los 63 años.

Según el Instituto Robert Koch (RKI) de virología en Alemania -donde la vacunación con AstraZeneca ya se suspendió temporalmente y se reanudó el 19 de marzo- han recibido esa vacuna un total de 2,7 millones de personas.

En este sentido, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) determinó el pasado 18 de marzo que no puede descartarse aún que la vacuna pueda tener relación con los eventos tromboembólicos reportados en Europa, pero concluía que "sus beneficios son superiores a sus riesgos" y que la vacuna es "eficaz y segura".

La directora ejecutiva de la EMA, Emer Cooke, aseguró que "la vacuna no está asociada con un incremento en el riesgo general de eventos tromboembólicos". "Esta es una vacuna eficaz y segura. Sus beneficios al proteger a la gente de COVID-19 y sus riesgos asociados de muerte y hospitalización son superiores a sus posibles riesgos", señaló.

No obstante, apuntó que "basados en las pruebas disponibles y después de días de análisis en profundidad, aún no podemos descartar de manera definitiva una relación entre esos casos y las vacunas".