Los trabajadores que lleven en ERTE desde el pasado mes de marzo pasarán a cobrar en octubre el 50% de la base de cotización y no el 70% que han recibido hasta el momento. La modificación de la cuantía esta prevista por ley al cumplirse seis meses desde el inicio del cobro.

Esta situación afecta a miles de trabajadores que desde marzo, mayoritariamente por la pandemia del coronavirus, han sido incluidos en los ERTE de sus empresas.

Por eso, una de las exigencias de los sindicatos a la hora de negociar sobre el futuro de los ERTE con el Gobierno es que se mantengan las condiciones para que los afectados no vean mermada su cuantía pasados seis meses.

Así lo ha defendido Unai Sordo, secretario general de CCOO: "Los trabajadores no deben ver disminuida su base reguladora al 50% porque se van a quedar con prestaciones mínimas".

Como respuesta a esa petición, este miércoles el Ejecutivo ha abierto la puerta a cambiar la ley para evitar que se recorte la prestación. "El Gobierno es plenamente consciente de esta situación, trabajará en esta línea", ha avanzado Joaquín Pérez Rey, secretario de Estado de Empleo.

Si bien Pérez Rey ha recalcado que esta no está entre sus competencias, tal y como ha adelantado, el resultado de esta "línea de trabajo" podría ser fruto de la reunión que mantendrán este viernes 4 de septiembre los agentes sociales y el Ejecutivo en Baleares.

En este encuentro todas las partes retomarán la negociación sobre el futuro de los ERTE. Los sindicatos y los empresarios presentan unidos su petición para que se alarguen incluso hasta junio del año que viene.

Actualmente en España más de 800.000 trabajadores se encuentran en ERTE, y de ellos, 660.000 por culpa de la pandemia. Son casi 270.000 menos que el mes pasado, pero la situación de rebrotes y aumento de contagios que experimenta el país preocupa.

Por eso, los empresarios creen que o los ERTE se prorrogan, o podría llegar a producirse el colapso de las empresas y el despido definitivo.