El partido entre Pablo Carreño y Stefano Travaglia de primera ronda del Masters 1000 de Montecarlo dejó un momento de tensión entre ambos tenistas. El español se llevó la victoria en un encuentro marcado por la discusión en el segundo set.

La bronca surgió cuando Travaglia se quejó de que el entrenador del asturiano aplaudiese en mitad de un punto, lo que consideró una falta de respeto. El español le reprochó al italiano que su novia gritaba "si" cuando él hacía un punto. Y esa contestación no gustó nada a Travaglia, que lejos de calmarse, salió en defensa de su pareja con una respuesta desafiante.

"A mi novia no le vas a decir nada, ¿me entiendes? A ella no le decís nada. Ten cuidado con lo que decís, ella no te falta el respeto, él aplaudió antes de que yo golpee", dijo Travaglia a Carreño acercándose a la red.

"La estoy poniendo a ella porque está ahí", contestó Carreño. El italiano volvió a dejarle claro al español que no debió mencionar a su novia: "Ella dice sí, cuando hago yo el punto. No la pongas en el medio".

El juez de silla tuvo que intervenir para calmar los ánimos y el encuentro se reanudó sin mayores incidentes. Bautista se llevó el partido por 7-5, 7-6 y se medirá en segunda ronda al ruso Karen Kachanov.