Después de anunciar que iba a donar 125 euros por cada saque directo a los afectados de los incendios del Australia, Kyrgios se rompe ante la cámara cuando habla de la situación de su país.

 

El tenista es conocido por sus numerosos shows y faltas de respeto sobre la pista, pero tras tres meses de continuos fuegos que arrasan la superficie australiana y se van cobrando numerosas vidas, ha mostrado una imagen que nunca antes se había visto en él.

 

"No me importan mucho los elogios", confiesa Kyrgios, a lo que añade: "lo único que importa es tener la posibilidad de hacer algo así". Mientras hablaba para la cámara del ATP se le quiebra la voz y el público le aplaude ante el mal momento que está viviendo al ver su ciudad y su país arder en llamas.