Novak Djokovic ha puesto fin a su viaje a Australia. O, más bien, han puesto fin otros a su viaje a Australia. El motivo, su no vacunación contra la COVID, que ha hecho que le quiten el visado y que, en un juicio, se haya decidido su deportación. Ahora, su futuro, su 2022, pinta mal en caso de no vacunarse.

Con 34 años a sus espaldas, y después de no poder jugar en Australia, quedan otros tres Grand Slam por delante este año... pero solo podrá jugar uno de ellos si no se vacuna. Será Roland Garros, en París, pero ni en Wimbledon ni en el US Open podrá jugar.

Reino Unido y Estados Unidos pide vacunación completa para cruzar la frontera, y es allí donde se celebran dos de los tres Grand Slam que restan.

En Roland Garros, tal y como señaló la ministra de Deportes de Francia, sí podrá jugar: "El protocolo y la burbuja sanitaria de estos acontecimientos deportivos lo permitirá".

Y mucho ojo, porque en cuanto a Masters 1.000 tampoco va a ir sobrado. Tres de los nueve que hay en 2022 son en EEUU, y no podrá entrar en el país si no tiene la pauta completa.

Además, en torneos de equipos, podría jugar la Copa Davis pero no una ATP Cup que se juega en Australia.