Sin lugar a dudas, el rugby es uno de los deportes que más peligro entraña para la integridad física del jugador. Bien lo sabe Arthur Castet, jugador francés de rugby en el Saint-Médard, que sufrió una aparatosa lesión en la parte inferior de la boca durante un partido.

El galo recibió un fuerte golpe y, como consecuencia, sufrió un notorio corte que cerca estuvo de perforarle la boca.

En un vídeo subido por le propio jugador galo en tono de broma, Castet se quita el apósito que protegía la herida para beber agua. Sin embargo, va más allá y, como si se tratase de una fuente, expulsa el líquido por el orificio originado tras el golpe.

 

Las imágenes no han tardado en hacerse virales y han corrido como la pólvora por las redes sociales. Desde luego, son instantáneas no aptas para los más aprensivos.