El partido de la NFL que enfrentó a los equipos Green Bay Packers y Carolina Panthers comenzó de una manera algo accidentada. Y no por lo que se puede llegar a pensar sobre un partido de fútbol americano con golpes y placajes que se vieron durante el partido sino por el accidente que sufrió un paracaidista en el descanso del encuentro.

Y es que un paracaidista trató de aterrizar sobre el césped del Lamebau Field sin éxito. El protagonista del suceso calculó mal a la hora de tomar tierra y acabó chocándose contra uno de los muros que separaban la grada del terreno de juego.

 

El susto fue espeluznante, ya que, durante unos segundos se temió que el paracaidista pudiera tener algún tipo de lesión grave. Finalmente, todo quedó en una anécdota algo angustiosa.